Blogger Template by Blogcrowds

TALLER DE LECTURA, 19-NOVIEMBRE-09

Y Punto
Mercedes Castro
Alfaguara 2008
630 Páginas

Clara Deza es contradictoria y deslenguada, Clara Deza es agente de la autoridad, esposa y compañera, tan sensible por dentro como dura por fuera. Inmersa en un mundo hostil marcado por el enfrentamiento entre dos esferas contrapuestas: la laboral, poblada por policías que oscilan entre la incomprensión o la superprotección, yonquis que inspiran su ternura y superiores que no la respetan, y la personal, que gira en torno a un matrimonio que es a la vez refugio y casa de fierasremanso de paz y estanque de tormentas.

Clara Deza aprenderá a demostrar pronto su faceta más combativa y mordaz cuando, tras recibir un desconcertante mensaje de su mejor confidente, descubre que uno de los mafiosos más escurridizos planea su gran golpe. Movida por el pálpito de saber que se encuentra ante su caso más importante, comienza a escarbar en las cloacas de una sociedad brillante en apariencia y tremendamente cruel en realidad.

Con una poderosa voz narrativa cargada de ironía, Mercedes Castro irrumpe en el panorama literario con la historia de una mujer que se mueve entre claros y oscuros, una protagonista tan de carne y hueso que traspasa las páginas de esta novela con su humor agridulce, su contundente fragilidad y un inconformismo esencial que va más allá de cualquier punto y final.

(Fuente: CRUCE DE CABLES)

8 comentarios:

Me imagino, paxarin parleru, que a estas alturas, o tienes ya leído el libro o lo has dejado en paz. Me extrañó tu s.o.s. bloguero. Será que me encanta la novela negra y me sentí muy a gusto cuando empecé a leer ésta. Me parece que tiene mucha fuerza el personaje y sobre todo admiro la forma de escribir de la autora, ese lío de cambiar el punto de vista continuamente, tan pronto en primera persona para pasar sin previo aviso a tercera. Me parece una manera de escribir muy audaz.
Si todavía te vale, ánimo. Y si no, dale una patada retórica-, que libros, ya sabes, no faltan.

15 de noviembre de 2009, 12:02  

Bueeeeno, vaaaaleee...
Intentaré meterle ala y pico a ver si la acabo. Precisamente ese cambio de primera a tercera persona en su narración es la que me chirría,me resulta plana,sin perpectiva, y encima es un tocho.
Pero lo intentaré, volaré, exhausto.Total sólo me quedan 700 páginas de nada, es que me entretuve con más Moyano y será por eso que me quedó el plumón sensible y poco apto para este Y punto.

Gracias por los ánimos, póngome ahora mismo y punto.

16 de noviembre de 2009, 10:35  

jajajaja, a mí también me desanimaría. Últimamente sólo puedo leer novelas de hasta 200 páginas, será porque estuve leyendo un ensayo de 900 páginas y quedé descerebrada, jaja Pero es que la lectura es tan personal, lo que a uno le puede parecer una maravilla a otro un aburrimiento total. A mí, sinceramente, si el libro no me atrapa en las primeras páginas lo dejo sin más, aunque lo haya escrito el más grande entre los grandes.
chau

16 de noviembre de 2009, 13:13  

Pues la verdad es que el taller resultó muy entretenido a pesar del tocho.
Quizás venga bien comer un poquín de paté barato entre platos de alta cocina para disfrutarlos más.
Vendría a ser como el cortante entre Moyano y Steinbeck,Las uvas de la ira,que es el próximo que leeremos,609 paginucas de nada.
Acabará olvidándoseme volar de tanto estar en el nial del ablanu leyendo. Pero préstame

20 de noviembre de 2009, 15:19  

Me gustó, me enganchó y logré leer las 800 páginas con mucho tiempo invertido. Clara es un personaje lleno de contradicciones, malhumores, pienso que ella para defenderse del mundo hostil que la rodea se creó una aureola de autodefensa que es la única manera de sobrevivir….desahogarse, criticando a unos y otros y muchas veces haciéndose la borde e inclusive con su marido que parece en principio comprensivo y buena persona pero que también le echaba cada marrón que era para matarle…claro al marido. Hay que tener en cuenta que ella tiene siempre un rum, rum en la cabeza sobre su posible tumor en el pecho que no sabe si es maligno o no y eso le lleva a esa actividad tan terrible. Los monólogos interiores la evaden de todo. También muchas veces se nota que Clara se cree superior. Eso parece, pero otras su autoestima esta por los suelos. Reconozco que la autora si pudo ser más concisa y no dar tantas vueltas al mismo tema siendo una repetición constante en la novela y quizás también que a última hora apresuro el final. Mi opinión una gran escritora que puede prometer más cosas.
Me duele que se critique tanto a los escritores pienso que todo escritor merece mi respeto y admiración...ya que escribir como todos sabemos es muy que muy difícil y tener imaginación y fantasía mucho más. Bueno he dicho Y PUNTO

19/11/2009
Guiller Castañón

20 de noviembre de 2009, 17:42  

¿No podía contar lo mismo en menos páginas?
Estoy de acuerdo en lo del respeto a los escritores, pero ¿por qué algunos no valoran la capacidad de comprensión de los lectores? No se trata de rellenar páginas (800) ni de explicar lo obvio.
No discuto su valía, sólo su exceso.
Saludos.

21 de noviembre de 2009, 12:23  

¿Y por qué demonios tenemos que pedirle al escritor que escriba lo mismo con menos palabras? ¿Y si le da la gana escribir así, de forma extensa? La brevedad está bien exigirla en otros ámbitos, pero aquí, dejemos que cada uno se exprese como quiera. Claro que se puede escribir lo mismo en 200 páginas. A cualquier obra maestra se le pueden quitar páginas si nos pusiéramos a analizarlas. Pero para qué, me pregunto. Hay obras extensas y obras breves: podemos leer lo que queramos. Anda que no se podían quitar descripciones en muchos libros considerados como imprescindibles. Y no digo títulos para que no me salte alguien a la yugular directamente.
En este caso os molesta porque es una "obligación" leer la obra en cuestión, pero si no, cada uno sería libre de leer o no leer.
¡Reivindico el derecho a escribir como a uno le dé la gana!

21 de noviembre de 2009, 13:04  

¡Genial, Héctor!
Menos mal que entra una ráfaga de viento como las que disfrutamos estos días, con lo que me gustan a mí las ventoleras, será que vuelo mejor...jaja
Pues,hala, que todo el mundo escriba lo que quiera y como quiera, mientras se venda y se lea.
Total ¿Qué es la literatura?
Por cierto, ¿en qué otros ámbitos podemos exigir brevedad?
Y te doy la razón en lo de leer o no leer si no te gusta el libro, yo no lo acabé y encima lo califiqué de "paté barato" ¡cachis!, lo siento, esti airón de seronda altérame.

21 de noviembre de 2009, 21:51  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal