Blogger Template by Blogcrowds

EMILY DICKINSON

DOS POEMAS

El agua se aprende por la sed;
la tierra, por los océanos atravesados;
el éxtasis, por la agonía.
La paz se revela por las batallas;
el amor, por el recuerdo de los que se fueron;
los pájaros, por la nieve.



Temo a la persona de pocas palabras.
Temo a la persona silenciosa.
Al sermoneador, lo puedo aguantar;
al charlatán, lo puedo entretener.

Pero con quien cavila
mientras el resto no deja de parlotear,
con esta persona soy cautelosa.
Temo que sea una gran persona.

Emily Dickinson (“El viento comenzó a mecer la hierba.” Nórdica libros. Traducción de Enrique Goicolea. Ilustraciones de Kike de la Rubia)

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal