Blogger Template by Blogcrowds

EDMOND JABÉS

LA PAUSA NECESARIA

EL libro, en el que se supone que todo es posible a través de una palabra que creemos poder dominar, y que, resulta que no es más que el lugar de un fracaso.

ES el problema de todo escritor: sin distancia no poseemos las cosas. Somos aplastados por ellas. Es preciso dejar  a la escritura el tiempo para apoderarse de ellas.

UN buen escritor es, ante todo, un excelente lector de su texto.

NO se puede escribir sin antes hacer callar a las palabras que nos agitan. La página en blanco es un silencio impuesto. Es sobre este fondo de silencio sobre el que se escribe el texto.
Por otra parte, la inflación verbal- de la que resultan palabras privadas de peso- a la que estamos diariamente confrontados trata también de impoenr silencio al escritor.
De una parte, pues, el escritor,a la escucha de su propia palabra, fuerza a callarse a las palabras inoportunas que lo asaltan; de otra, son esas mismas palabras, ebrias de libertad, las que lo confinan en el silencio.
De ese doble silencio nacerá una palabra tanto más patética cuanto que siente la doble amenanza que sobre ella pesa. Es lo que he llamado "la palabra del libro". Palabra virgen de toda palabra; palabra de antes y de después de la palabra. Sólo ella obsesiona al escritor.

MÁS que dar libre curso a las palabras, se trata de delimitarlas en lo más cercano a sus posibilidades. Ahí reside nuestra libertad.

ESCRIBIR es hacer tabla rasa del saber.

TODO escritor digno de ese nombre sabe que escribir es imposible pero que le es preciso hacer caso omiso de esa imposibilidad. Sin tal conciencia ya no hay riesgo, ya no hay escritura. Escribir se vuelve la cosa más fácil, más banal.

Edmond Jabés. Del desierto al libro. Entrevista con Marcel Cohen

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal