Blogger Template by Blogcrowds

UN PASEO POR URUEÑA

Murallas de caliza que hablan de otros tiempos; de opulencia,  obispos y condes. El sol  se exhibe con pulso firme, impone su fuerza y destierra las nubes. Un cuadro  se extiende a los pies del pueblo. Son campos de Castilla que cosechan los colores; rojos, verdes, azules, amarillos. Las golondrinas de piel azulada vuelan, solfean, cantan.

La zanfona, la carraca, la dulzaina. Los pliegos de cordel y el tañido de las campanas. Una joya  del románico catalán emerge como una isla. Arcos ciegos y contrafuertes se suceden para sustentar la ermita.
El silencio de un pueblo  roto   por el eco de las palabras impresas en los libros. Papiros, pergaminos y linotipias; la necesidad del hombre por buscar un soporte en el que dejar  su huella.
El reloj de sol, inexorable,  no se detiene.
De regreso la poesía de Fernando Menéndez:

En el camino no hay ficción.

Su sequedad comienza antes del desierto.

Entonces, escribí.

“Un hombre por venir “ Icaria Poesía

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal