Blogger Template by Blogcrowds

GERMINAL, ÉMILE ZOLA

Francia, 1866: Étienne Lantier abofetea a su patrón y se queda sin empleo. Vagabundo y sin trabajo, halla nueva ocupación en las minas de carbón. Los rigores de la labor bajo la tierra, las condiciones inhumanas, la injusticia, la crisis social, la revolución y la huelga, la brutal represión, pero también el amor, son los protagonistas de "Germinal", uno de los más rotundos y vividos alegatos nunca escritos en favor de los explotados y los oprimidos.


Fue la época en que Etienne entendió las ideas que zumbaban en su cráneo. Hasta entonces no había tenido más que la revuelta del instituto en medio de la sorda fermentación de los compañeros. Ante él se planteaban toda suerte de cuestiones confusas: ¿por qué la miseria de unos? ¿Por qué la riqueza de otros? ¿Por qué aquellos bajo el talón de de éstos, sin la esperanza de ocupar alguna vez su sitio? Y su  primera etapa consistió en comprender su ignorancia. Una vergüenza secreta, un pesar oculto lo royeron desde entonces: no sabía nada, no se atrevía a hablar de aquellas cosas que le apasionaban, la igualdad de todos los hombres, la equidad que exigía un reparto entre ellos de los bienes de la tierra. Por eso se entregó al estudio con el afán sin método de los ignorantes locos por la ciencia.
"Germinal" de Émile Zola, traducción de Mauro Armiño, Alianza Editorial

1 comentarios:

¿De quién y cuál es el nombre la pintura que se encuentra como portada del libro? Saludos.

8 de octubre de 2012, 8:01  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal