Blogger Template by Blogcrowds

IVÁN TURGUÉNIEV

-Eso es una cuestión completamente distinta. No tengo en absoluto por qué explicarle a usted ahora por qué permanezco con los brazos cruzados, como usted ha tenido a bien expresarse. Sólo quiero decir que la aristocracia es un principio, y sin principios en nuestros días, sólo pueden vivir las gentes inmorales o vacías. Le he dicho esto a Arkadi al día siguiente de su llegada, y ahora se lo repito a usted. ¿No es así Nikolai?
Éste asintió con la cabeza.
-Aristocracia, liberalismo, progreso, principios -dijo mientras tanto Bazárov-. ¡Tú imaginas cuántas palabras exóticas... e inútiles! El hombre ruso no las necesita ni regaladas.
-¿Y qué es lo que necesita el hombre ruso, según usted? Al oírle hablar parece que nos encontramos al margen de la humanidad, al margen de las leyes. Por favor, la lógica de la historia exige...
-¿Y para qué necesitamos esa lógica? Nos podemos pasar sin ella.
-¿Cómo es eso?-Pues así. Supongo que usted no tiene necesidad de la lógica para llevarse un pedazo de pan a la boca cuando tiene hambre. ¿Para qué queremos esas abstraciones?


Padres e hijos, Iván S. Turguéneiev, Ediciones Rialp

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal