Blogger Template by Blogcrowds

LUIS EDUARDO ZUÑIGA

Cuando Juan Eduardo Zúñiga (Madrid, 1929) leyó a Turgueniev durante su adolescencia se cayó del caballo, y se iluminó: "Quiero escribir como él", se dijo. El escritor ruso le marcó el camino que debía seguir en literatura. Y Zúñiga lo siguió, aunque con el tiempo se fueron abriendo nuevas sendas en su itinerario profesional, aunque la mayor parte de ella convergían en un único destino: Rusia. Dostoievski, Tolstoi, Chejov y Gogol, entre otros, también permearon en la memoria del autor de Capital de la gloria, que tenía la ventaja de poder leerlos en su lengua original, pues durante su formación universitaria se especializó en lenguas eslavas. Su profundo conocimiento de la literatura rusa quedó plasmado en los ensayos El anillo de Pushkin (1992) y Las inciertas pasiones de Ivana Turgueniev (1996). Ahora Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores los reedita en un solo volumen, Desde los bosques nevados, enriquecido con nuevos textos.

Pregunta.- ¿Qué tiene la literatura rusa que no pueda encontrarse en otras literaturas nacionales?

Respuesta.- En mayor medida que en otros países la presencia intensa del paisaje y los contrastes de una naturaleza extremosa, grandes bosques y estepas y unos personajes apegados al devenir histórico de su país.

P.- ¿Cómo explicaría la influencia que ha ejercido sobre su propia obra la lectura y estudio de estos autores?

R.- Mis primeras lecturas fueron autores rusos, era casi un niño cuando leí los cuentos de Pushkin pero la lectura de Ivan Turgueniev, siendo ya adolescente, significó para mí un deslumbramiento, yo quería escribir como él.

P.- En esta reedición, ¿en qué medida ha revisado o pulido sus textos?

R.- Considero este libro como una nueva obra. Al unir dos obras como El anillo de Pushkin y Las inciertas pasiones de Ivan Turgueniev se hace una lectura distinta. El anillo de Pushkin se ha enriquecido con bastantes cambios, no es solo una revisión de las otras ediciones, sino que también he incluido nuevos relatos y ensayos.

P.- Dice que se enamoró de muchos personajes femeninos de la literatura rusa. ¿Qué le atraía tanto de estas mujeres?

R.- Los personajes femeninos de la literatura rusa tienen unos rasgos muy singulares. Son mujeres fuertes, valientes, decididas, pero también soñadoras. Ellas ya intuyen épocas venideras de liberación, son totalmente modernas en este sentido.

P.- La vida de los escritores rusos es, en sí misma, toda una novela, ¿no?

R.- La vida de Dostoievski es realmente literaria en la suma de acontecimientos singulares que pocas veces le suceden a una misma persona. Pero, por ejemplo, también Tolstoi vivió varias vidas. En cierta medida, participó en la batalla de Sebastopol y al final de su vida fue un teórico del pacifismo. Ejerció de noble rural en sus posesiones donde creó una escuela infantil y un nuevo método de enseñanza. Escribió dos obras inmortales como Ana Karenina y Guerra y Paz y hasta fue excomulgado por sus ideas sociales por la Iglesia Ortodoxa.
P.-¿Qué lleva entre manos ahora?

R.- Preparo para el próximo otoño un libro de relatos, pero no me gusta hablar de proyectos que están en el taller.


Alberto Ojeda,  El Cultural de El Mundo 2/6/2010

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal