Blogger Template by Blogcrowds

LEER A BORDO


¿.

¿Qué hacer durante un vuelo? Algunos duermen, otros juegan con sus iPads, otros ven las películas que las aerolíneas ofrecen a bordo. Yo soy de las que leen. Los aviones, los autobuses, los trenes, son lugares perfectos para la lectura. Con ese perfil de viajero en mente, la aerolínea australiana Qantas tuvo una idea encantadora y de lo más adecuada: creó una colección de libros para leer a bordo, textos que duran justo lo que un vuelo, y con un diseño editorial muy interesante.
La agencia encargada del diseño es Droga5, quien se valió de los servicios de la editorial Hachette para los resultados fueran los mejores. Las cubiertas fueron diseñadas por Paul Bedford, un galardonado ilustrador y director de arte que ha trabajado para The Economist.
El nombre de la colección es Stories for Every Journey (Historias para cada viaje) y reúne títulos de crimen y suspenso, e historias de "no ficción" (es decir, textos más cercanos a la crónica o el periodismo). Personalmente, me habría inclinado por literatura de verdad, pero me queda claro que la colección se inclina por títulos ligeros, más dirigidos al ejecutivo promedio.
Por otra parte, sí, qué bendición que existan las tabletas y los e-readers, pero los libros impresos en papel, durante siglos, han demostrado ser buenos compañeros de viaje, y es notable el detalle de mandar a hacer un conjunto de volúmenes con extensiones que corresponden a la duración de los vuelos. David Nobay, presidente creativo de Droga5 define así la iniciativa:
Se nos ocurrió que, en este mundo de Kindles y iPads, el último bastión de la novela impresa de bolsillo podría encontrarse a 40 mil pies de altura. Basta con echar un vistazo a la gran cantidad de títulos que se encuentran en cualquier librería de aeropuerto. Porque, a pesar de su carácter rudimentario, hay un innegable encanto tranquilizador en el acto de hojear un buen libro mientras se descansa entre las nubes.
En cuanto a la extensión de las obras y la duración de los vuelos, Droga5 parte de la siguiente base: el lector promedio consume entre 200 y 300 palabras por minuto, de manera que, dependiendo del tiempo que se lleva cada vuelo, se eligieron determinados títulos.
Con esta campaña, Qantas se propone desarrollar una imagen de marca más sofisticada, lo cual resulta bastante lógico, en especial si consideramos que hace poco se firmó una sociedad entre Qantas y la aerolínea de lujo Emirates.

(Leído en http://monkeyzen.com,Belinda Lorenzana)

1 comentarios:

Hola a todos.

Qué gran idea. Me encanta que se promocione la literatura, aunque sea solo de altos vuelos en sentido literal. Y es cierto que los autobuses, los trenes y los aviones son excelentes lugares para leer, pero, ojo, siempre que te puedas concentrar y aislar de lo que sucede a tu alrededor.

Un saludo.

24 de julio de 2013, 19:45  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal