Blogger Template by Blogcrowds

SPOON RIVER; EDGAR LEE MASTERS

En la primavera del año 1914 aparece el embrión de Spoon River Anthology en una revista literaria de San Luis.
El escritor Edgar Lee Masters, abogado laboralista de Chicago, escribió los primeros poemas de Spoon River en 1914. La primera edición del libro tiene lugar en 1915. En 1940 iba ya por la setenta edición.  La traducción de la Antología aparece ahora en Bartleby bajo la traducción, prólogo y notas de Jaime Priede.



HOD PUTT

Aquí mi tumba, junto a
la del viejo Bill Piersol,
que se hizo rico traficando con los indios y que
acogiéndose luego a la suspensión de pagos
logró salir más rico que antes.
Harto yo de miseria y mucho curro,
viendo como crecían Bill Piersol y otros en opulencia,
una noche atraqué a un viajero cerca del Protector's Grove
y lo maté sin querer,
por lo que me juzgaron y colgaron.
Así me acogí yo a la suspensión de pago.
Ahora, todos los que nos acogimos a ella, cada uno a su
manera,
dormimos juntos, codo con codo.


EL DOCTOR MEYERS

No hay nadie, quitando a Hill, el viejo médico,
que haya hecho más por la gente de este pueblo que yo
todos los debiluchos, lisiados, inconscientes
y que no podían pagar acudían a mí.
Yo era el bueno, el complaciente doctor Meyers.
Tenía buena salud, era feliz y una posición
bastante acomodada,
una esposa, hijos mayores,
todos casados y abriéndose paso en la vida con éxito.
Pero de pronto, una noche, Minerva, la poeta,
se presentó aquí con su problema, llorando.
Intenté ayudarla, pero se murió.
Me denunciaron, los periódicos me calumniaron
y mi mujer se murió con el corazón destrozado.
Y una pulmonía acabó conmigo.

LA SEÑORA MEYERS

Toda la vida se quejó
de que lo calumniaron vilmente los periódicos,
de que él no tuvo la culpa de lo de Minerva,
que sólo intentó ayudarla.
Pobre alma tan hundida en el pecado que era incapaz de ver
que sólo con intentar ayudarla, como él decía,
había violado las leyes humanas y divinas.
Caminantes, atentos a esta antigua advertencia:
si queréis que vuestros caminos sean caminos de delicias
y todos vuestros senderos sean senderos de paz,
amada a Dios y guardad sus mandamientos.

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal