Blogger Template by Blogcrowds

LA DIFERENCIA

Muchos dicen que la escritura depende del estilo personal y punto. Que, hache más, hache menos o tilde más, tilde menos, los mensajes se entienden igual. Que las normas ortográficas o de puntuación censuran la libertad expresiva: son la policía de la lengua. 

Para todos ellos (los indignados contra las reglas de la normativa española, los apóstoles de la emancipación total de las convenciones compartidas para el uso del lenguaje), van estos casos en los que una coma, una sola coma, hace la diferencia: 

En lo que sigue, una selección de frases reales tomadas de titulares periodísticos o de carteleras públicas. Todas presentan problemas de ambigüedad: así como están, se pueden entender dos cosas distintas o bien una cosa en particular, ¡pero imposible del modo en que está planteada! Así sucede en: 

"Un avión español se estrella en Turquía por tercera vez en lo que va del año". 
¿No era que solo los gatos tenían siete vidas? Si no se trataba del mismo avión, correspondía coma antes de "por tercera vez". 

"Para cuantos entre ustedes tienen hijos y no lo saben, tenemos en la parroquia una zona arreglada para niños." 
Mensaje solo dirigido a los padres que desconocen su condición de tales... 

"El coro de los mayores de sesenta años se suspenderá durante todo el verano con agradecimiento por parte de toda la parroquia". 

"El mes de noviembre terminará con un responso cantado por todos los difuntos de la parroquia". 

Y este caso final -una humorada que circula por Internet- para las feministas: 
"Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda". 
en el que una mujer pondría la coma después de su sustantivo y un hombre, detrás de "tiene". 

Como vemos, el orden de los factores altera, también en la lengua, el producto. Y si no se cambia el orden, se debe poner comas para aclarar el sentido...

(Vía: Libros en red)

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal