Blogger Template by Blogcrowds

SEMANA NEGRA: RAMSEY CAMPBELL



Era una de las comparecencias más esperadas de esta Semana Negra, y la expectación se vio materializada en el abundante público que acudió a la Carpa del Encuentro. Ramsey Campbell, uno de los nombres más importantes de la literatura de terror contemporánea, visitaba por primera vez Gijón para hablar de su obra y dar, así, alegría a sus incondicionales e inspiración a quienes aún no han tenido tiempo u ocasión de adentrarse en su universo. Cordial y risueño, Campbell celebró en compañía de Miguel Cane y de un entregado Jorge Iván Argiz, ambos declarados fans fatales del autor británico, sus cincuenta años en la literatura hablando de sus novelas y las motivaciones que terminaron configurando sus tramas.

Campbell dejó varias perlas durante su estancia en la ciudad. La primera, su afirmación de que “las mejores novelas de terror se están publicando sin esa etiqueta”, algo que, recordó, también ocurrió en su día con Edgar Allan Poe, un maestro del género, o Henry James, que en Una vuelta de tuerca renovó los parámetros de la literatura terrorífica y marcó una pauta que después aprovecharía una importante parte de la novelística victoriana.
A este respecto, no quiso someterse a la elección entre el terror psicológico y el explícito. “Me interesan los dos”, confesó, “porque lo que me gusta del horror es que excita mi imaginación”. “Hay gente que, cuando tiene una pesadilla, sólo desea que los despierten”, comentó, “pero yo estoy en ese grupo de personas que prefiere seguir soñando para saber cómo acaba la historia”. Era imposible hablar de terror sin que apareciese por algún lado el nombre de Lovecraft. Casi tan imposible como que Campbell no reconociese su magisterio. El autor británico explicó que éste llegó a ser tan intenso que “la primera novela que escribí, con catorce o quince años, era tremendamente lovecraftiana, casi un calco total de su universo”. La experiencia terminó siendo muy positiva por dos motivos. Primero, porque la imitación del autor de El Necronomicón le sirvió para “centrarme”, pero también porque al mismo tiempo le hizo constatar que aquella no era lo suyo. “No me interesaba”, explicó, “ceñirme a los modelos de Lovecraft porque lo que yo quería era hablar de mis propios miedos”. “En realidad”, aventuró, “por eso escribo, porque quiero investigar las cosas que me producen pánico e indagar en sus raíces para tratar de explicármelas”.

Ahora mismo, Campbell está escribiendo relatos “porque es lo que hago siempre entre novela y novela”, pero ya tiene en mente una nueva narración larga en la que reconoce “la influencia de M. R. James, un escritor que da mucho más miedo con una sola frase que nosotros con un párrafo entero”. Además, tuvo tiempo para hablar de cine al hilo de las adaptaciones cinematográficas que se han hecho de sus novelas -y que en algún que otro caso han tenido firma española, como fue el caso de la versión que Jaume Balagueró hizo de su obra Los sin nombre- para aseverar que su labor termina “en el momento en el que vendo mis derechos”. De las adaptaciones, lo de siempre: unas le gustan más y otras menos, pero él aseguró que prefiere “una película que sea buena aunque no sea fiel a la novela que otra que, por mantener esa fidelidad, acabe resultando un fiasco”. Lo importante, según dijo, es que se mantenga la esencia. Algo que no siempre garantiza la literalidad. Y, ya que estaban en harina, aprovechó para confesar que le “encantaría” que David Lynch llevase a la gran pantalla algunas de sus novelas. “Él y David Cronenberg”, declaró, “son los dos cineastas actuales que más miedo me consiguen dar con sus películas”. De momento, no pierde la esperanza de que alguno de ellos se decida a convertir sus palabras en imágenes.

No en vano, se trata de la virtud que siempre adorna a sus personajes. “En mis novelas, los protagonistas casi nunca se van tranquilos a la cama porque la vida no es así; lo único que pueden mantener es la esperanza, pero nada más”. Una buena reflexión con la que cerrar el resumen de lo que dio de sí la presencia en Gijón de un auténtico mito de la literatura terrorífica.
 
(A quemarropa)
 
http://www.semananegra.org/





0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal