Blogger Template by Blogcrowds

HELENA VALENTÍ Y GABRIEL FERRATER

Helena Valentí (Barcelona 1940-1990). Novelista y traductora. Es autora de una obra narrativa densa e introductora de escritoras anglosajonas del siglo XX a través de sus múltiples traducciones. Escribe su obra en las décadas de los setenta y los ochenta, al dejar la carrera universitaria que desarrollaba en Gran Bretaña. El feminismo y el mundo anglosajón son sus grandes influencias, personales y literarias. Traductora de Virginia Woolf, Katherine Mansfield y Doris lessing, Naguib Mahfouz, entre otros. En la tradición catalana, se siente deudora de Caterina Albert y Rosa Leveroni.


Gabriel Ferrater (Reus, 1922 - Sant Cugat del Vallès, 1972). Escritor y lingüista. Autor de una de las más relevantes obras poéticas de la literatura catalana de posguerra, con sólo tres libros: Da nuces pueris (1960), Menja't una cama (1962) y Teoria dels cossos (1966), reunidos después en el volumen Las mujeres y los días (1968), que supuso el punto final de una aventura poética insólita en el marco de las letras catalanas.

Gabriel se fija en Helena, hija de su amigo Eduard Valentí, traductor de Lucrecio. Tenía Gabriel dieciocho años más que Helena. Su relación fue, cuando menos por parte de Gabriel, una pasión encendida. A sus veinte años, la futura novelista y traductora Helena Valentí, la muchacha de cuello largo del poema que lleva su nombre, era una de las mujeres más deseadas de la sociedad estudiantil.



Helena
Cumples veinte años, Helena.
Vienes de donde no recuerdas,
miras adelante,
y quieres hacer una sola
limpia transparencia
de los millares de vidrios
(uno tras otro)
que son días tuyos
por donde mirarás
cómo se te abre el tiempo.
¡Tan fina, la curva
del cuervo que se aleja
al sesgo por el cielo,
y decanta los árboles
haciendo un orden nuevo
con el campo y la tarde!
Corta tú como él
azul y tiempo y mundo,
siguiéndolo con la vista
por muchos años, Helena,
muchacha de largo cuello,
tú que ríes alto
y siempre te decantas
un poco, a la derecha,
a la izquierda, y ahora
(tienes veinte años) dispones
para tu balance
las líneas del mundo
con todo lo que es viejo
(como quien dice yo).

Versión de José María Valverde

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal