Blogger Template by Blogcrowds

PREFERIRÍA NO HACERLO




Una vez más, tenemos que lamentar una muerte.
Tristes días estos.
Sensación de orfandad, de que nada volverá a ser igual mientras la vida discurre como siempre. La muerte es el columpio donde se mece la vida. ¿O era lo contrario?

Juan Cruz escribe en El país:
"En el mundo que vivo, en el que me he hecho, se está produciendo una devastación. En los dos últimos días hemos perdido sucesivamente a dos personas fundamentales en la historia literaria a la que nos acercamos a principios de los años setenta. El viernes murió Rafael Conte y anoche murió José-Miguel Ullán. He escrito para el periódico una semblanza de José-Miguel y empiezo precisamente por señalar esta devastación. Como señala hoy Elvira Lindo en su columna dominical de EL PAÍS, uno de los defectos de las necrológicas es atribuir al fallecido la identidad del que lo describe.

Es algo contra lo que se debe luchar, e intento hacerlo. Confieso que es difícil hacerlo así a veces, porque muchas veces la propia identidad se ha ido haciendo con o gracias a otras identidades. Ullán fue el primer escritor no canario que conocí; enviaba colaboraciones precisas, exactas, escritas con una enorme profundidad literaria, al periódico en el que yo entonces estaba, El Día de Tenerife, y luego le conocí en París, quizá en 1972, camino de Neuchatel, Suiza, donde hubo un encuentro literario en el que también conocí a Ignacio Gómez de Liaño y a Saúl Yurkievich. Ullán fue para mi un deslumbramiento especial. Su inteligencia se juntaba con su ironía, y ambos factores eran un arma poderosísima ante la que tú tenías muy poco que hacer. Era muy emocionante su relación con su madre, y con Vilarino de los Aires, su pueblo de Salamanca. En París vivía un exilio peculiar: había dejado España en 1966 (la fecha no la he puesto en mi crónica de EL PAÍS, lo siento) porque no quiso hacer aquí el cuartel, que hizo más tarde, en la democracia, diez años más tarde, y en Tenerife, además. En ese exilio parisino fue un agitador cultural, un periodista, un poeta... Bueno, muchas de esas cosas las cuento hoy en EL PAÍS. Ahora registro aquí la emoción reiterada de la pérdida este día en que de nuevo la devastación hace sombra sobre el paisaje. Y es una sombra cruel, una nube negra y definitiva, concreta. Como decía mi madre cuando se producía un suceso del que no había regreso: de aquí adelante no hay más puerto".

JUAN CRUZ RUÍZ
(http://blogs.elpais.com/juan_cruz/2009/05/jos%C3%A9miguel-ull%C3%A1n-una-devastaci%C3%B3n-.html)

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal