Blogger Template by Blogcrowds

Un joven escritor argentino regresa a su país de origen para despedirse de su padre enfermo y se adentra involuntariamente en la historia de su familia a la vez que en la suya propia. Al hacerlo, procura comprender quién fue su padre y en qué creyó durante los años que precedieron a su nacimiento, un período de convulsión política en Argentina lleno de atrocidades y clandestinidad. También descubre que su padre buscaba antes de morir a un hombre desaparecido en extrañas circunstancias y se pregunta si en su historia y en la de su padre no hay una simetría. Desde el primer momento se intuye la gravedad del asunto, que apunta al sustrato podrido de una pequeña comunidad en la Pampa argentina, pero también una segunda simetría: el desaparecido era el hermano de una joven amiga de su padre secuestrada y asesinada por las fuerzas represivas del Estado argentino en 1977, y la búsqueda del joven escritor argentino que narra esta historia se convierte en la de un padre pero también en la de una respuesta, por dolorosa que ésta sea.
El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia aborda un tema político, familiar y doloroso; la responsabilidad de los padres y abuelos en los hechos trágicos de la historia reciente, no sólo argentina, si no, de cualquier lucha en la que la gente ha muerto por defender una idea.
Con esta novela, Pron ha dado un salto a la escena literaria internacional. Representado por la agencia americana Willian Morris, la novela ha vendido derechos a los países más importantes y las editoriales de más prestigio literario, como KnopfFlammarion (Francia), Faber&Faber (Inglaterra), Klim (Dinamarca), Rowohlt (EE.UU.), (Alemania), Muelenhoff (Holanda), Guanda (Italia) o Pax (Noruega).


Se ha dicho que en literatura lo bello es verdadero pero lo verdadero en literatura es sólo lo verosímil, y entre lo verosímil y lo verdadero hay una distancia enorme. Esto por no hablar de lo bello, que es algo de lo que nunca se debería hablar: lo bello debería ser la reserva natural de la literatura, el sitio donde lo bello prospera sin que la mano de la literatura lo toque jamás, y debería servir de recreo y consuelo a los escritores, puesto que la literatura y lo bello son cosas completamente diferentes o tal vez la misma, como dos guantes para la mano derecha.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia, Patricio Pron, editorial Mondadori

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal