Blogger Template by Blogcrowds

EMILY DICKINSON



¡Qué bueno regresar a mis libros!
-término de los fatigados días-,
casi compensa la abstinencia,
y el dolor se olvida con el placer.

Como aromas que confortan a los invitados
en el banquete, mientras esperan,
esta fragancia aligera el tiempo hasta que llego
a mi pequeña biblioteca.

Puede haber desolación afuera,
lejanos pasos de hombres que padecen,
pero la fiesta suprime la noche
y hay campanas, interiormente.

Doy las gracias a estos Parientes del Estante.
Sus caras apergaminadas
nos enamoran mientras esperamos,
y nos satisfacen al alcanzarlas.


Emily Dickinson, "El viento comenzó a mecer la hierba" Nordica libros.

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal