Blogger Template by Blogcrowds

PALABRAS PARA LA HISTORIA


PALO ALTO, EEUU (Reuters) - Clarence Jones estaba sentado a 15 metros de su jefe, el doctor Martin Luther King Jr., en un día brillante y soleado de 1963 cuando King pronunció el discurso que cambiaría para siempre el curso de las relaciones raciales en Estados Unidos.


Ahora, 50 años después, Jones recuerda que las palabras "tengo un sueño", no estaban escritas en el texto que King preparó y comenzó a leer ese día. King improvisó sobre la marcha, recuperando una frase que había usado anteriormente con poco impacto, según Jones, abogado, confidente y escritor de discursos de King.

"Tengo un sueño", gritó King a la multitud, "que mis cuatro hijos vivirán un día en una nación en la que no serán juzgados por el color de su piel sino por su reputación".

Pronunciado hace 50 años el miércoles, la imagen del sueño de King de una América mejor sigue inspirando a Estados Unidos. El discurso fue pronunciado ante 250.000 personas que acudieron a Washington D.C. en una marcha a favor de los derechos civiles en un momento en que era ilegal que negros y blancos se casaran en muchos estados, y unos meses después de que unos manifestantes en Alabama fueran atacados con perros de la policía y mangueras de incendios.

King había hablado previamente sobre tener un sueño para sus hijos y para Estados Unidos, pero la frase nunca caló realmente en la audiencia y la idea fue descartada para el texto del discurso de ese día, dijo Jones en una entrevista con Reuters cerca de su casa en Palo Alto. También recordó la historia en su libro más reciente, "Behind the Dream", que fue publicado en 2011.

King había preparado un texto que comenzaba con varios párrafos escritos por Jones. Cuando King empezó a leerlo, Jones seguía el texto conforme avanzaba. Los primeros siete los leyó tal y cómo él los había escrito.

Cien años después de que la Proclamación de Emancipación liberara a los esclavos de EEUU: "la vida de las personas negras sigue todavía tristemente atenazada por los grilletes de la segregación y por las cadenas de la discriminación" dijo King.

Predicador baptista con una retórica conmovedora y carismática, King continuó, leyendo partes del texto que él mismo había añadido al de Jones.

Luego vino el cambio en el guión.

La cantante de gospel Mahalia Jackson, que previamente había interpretado "How I Got Over", gritó desde las gradas: "¡Cuéntales lo del sueño, Martin!", según el relato de Jones. "¡Cuéntales lo del sueño!"

"A CONTINUACIÓN TODO FUE ESPONTÁNEO'

Jones dijo que no pudo ver a Jackson porque ella estaba sentada por debajo de él, pero escuchó su voz.

También vio a King, que había estado leyendo el texto frente a él, alzar la vista. King asintió hacia donde Jackson estaba sentada, dijo Jones, y añadió que vio como King sostenía las páginas de su discurso y las dejaba a un lado.

"Aparta el texto del discurso al lado izquierdo del atril, agarra el atril, mira a esas más de 250.000 personas congregadas y a continuación comienza a hablar de forma completamente espontánea, improvisando", dijo Jones.

"Todo lo que dijo después fue espontáneo", dijo. "Ese fue el discurso de 'Tengo un sueño".

A partir de ese momento, la cadencia de King cambió y las frases y las ideas cobraban forma entre sí para alcanzar potentes crescendos.

"Tengo un sueño: que un día sobre las colinas rojas de Georgia los hijos de quienes fueron esclavos y los hijos de quienes fueron propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la fraternidad", dijo King.

"Tengo un sueño: que un día incluso el estado de Mississippi, un estado sofocante por el calor de la injusticia, sofocante por el calor de la opresión, se transformará en un oasis de libertad y justicia".

Jones, autor de dos libros sobre King, da clases en las universidades de Stanford y San Francisco. Nacido en Filadelfia en 1931, conoció a King en 1960 y estuvo en su círculo cercano hasta su asesinato en 1968.

/Por Sharon Bernstein/

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal