Blogger Template by Blogcrowds

MEJOR HOY QUE MAÑANA; NADINE GORDIMER





MEJOR HOY QUE MAÑANA, editorial Acantilado,  el nuevo libro de Nadine Gordimer ( Gauteng, 1923), Premio Nobel de literatura en 1991.

Nadine Gordimer incesante luchadora contra el apartheid a su 90 años pone de nuevo la atención en Sudáfrica aunque sea muy diferente a la Sudáfrica que aparecía en otras novelas suyas  como: Un invitado de honor (1970) o El conservador (1974).







Todo surge de la creación del personaje. Los escritores somos excepcionalmente observadores, en eso somos un poco como los niños. Nosotros no nos fijamos sólo en lo que se  está diciendo, también observamos el lenguaje corporal. Y todo eso lo utilizamos para crear a personajes que respiran vida. Toda escritura es un viaje de descubrimiento. Estamos investigando en la vida de distintas personas, en distintas circunstancias y edades. Es un viaje al misterio de lo humano. Es lo que encuentras en los grandes autores, los que me han iluminado, de Tolstoi a Shakespeare o Proust. Los escritores tenemos que tener esa facilidad para meternos en la piel de otras personas que no tienen nada que ver contigo. Si no sabes penetrar en la intimidad de tus personajes, no eres un escritor.

Extracto del artículo de Juan Sardá aparecido en EL CULTURAL  8/11/2013 

ARTE Y ROMANCE; MOISÉS MORI


 
 




El próximo martes día 12, a las 19:00 horas en la librería Cervantes de Oviedo, presentación del libro ARTE Y ROMANCE de Moisés Mori.












Si eres viejo

                     y tienes gafas

y meriendas bizcocho-¡qué bizcocho!-

en la cafetería,

y tu mujer

-¡qué mujer, qué levadura!-

moja una rebanada en el café

y se chupa los dedos

y las pulseras;

y si (en la cara se te nota)

padeces del corazón

o la sangre apenas circula

(ya se ve que no bebes)

o has superado un trombo

la pérdida del oído

o la muerte de un hijo,

entonces,

              mi viejo, mi caricatura

mi infame simulacro,

entonces ¿a qué tomas ese dulce?

¿Qué esperas de la vida?

¿La hora de la merienda?



Y tu mujer-vieja perla de esta estancia-

¿se conforma con relamerse, con ver

la televisión digital

y acordarse de cuando era guapa?



Te contemplo en la cafetería:

la cara colorada, los lentes,

                                           esa inconsciencia

y pienso en mi vida:

                              tan triste

tan increíble y penosa.

No hay salida -me dices sin querer.

Y yo te creo. Mi rebeldía

es solo vergüenza ajena, amor propio.

Al menos te desprecio. Otra mesa:

una caña, hacer tiempo, mala sangre

picar los cacahuetes (como el mono);

sin embargo no llego

                                  a convencerme

de que escribir versos

ser poeta

               -¡qué poeta!-

sea otra cosa

que mojar pasteles

chupar oro, endulzar la píldora.

Intervalo

desgarro

demora

sala de espera

el hocico.

Y risas. Risas

 

Arte y romance, Moisés Mori, KRK


 

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal