Blogger Template by Blogcrowds

SERGIO DEL MOLINO; LA HORA VIOLETA

Este libro es un diccionario de una sola entrada, la búsqueda de una palabra que no existe en mi idioma: la que nombra a los padres que han visto morir a sus hijos. Los hijos que se quedan sin padres son huérfanos, y los cónyuges que cierran los ojos del cadáver de su pareja son viudos. Pero los padres que firmamos los papeles de los funerales de nuestros hijos no tenemos nombre ni estado civil. Somos padres por siempre. Padres de un fantasma que no crece, que no se hace mayor, al que nunca vamos a recoger al colegio, que no conocerá jamás a una chica, que no irá a la universidad y no se marchará de casa. Un hijo que nunca nos dará un disgusto y a quien nunca tendremos que abroncar. Un hijo que  jamás leerá los libros que le dedicamos.
Que nadie haya inventado una palabra para nombrarnos nos condena a vivir siempre en una hora violeta. Nuestros relojes no están parados, pero marcan la misma hora una y otra vez.

La hora violeta, Sergio del Molino, Literatura Mondadori


La hora violeta no es solo una apasionada carta de amor de un padre a su hijo, sino también la historia de una búsqueda: la de un termino para referirse a los padres huérfanos.
En La hora violeta, Sergio del Molino cuenta la pérdida de su hijo Pablo; el niño falleció a los dos años. El libro es un viaje al dolor y al amor, en la que el autor aprovecha para reflexionar sobre la música, la escritura, la amistad, la literatura.
Del Molino expresa sin medias tintas la frustración y la angustia de un padre sin incidir en descripciones sensacionalistas del sufrimiento de su hijo.



RELATOS GANADORES  DEL IV CONCURSO DE MICRORRELATOS CIUDAD DE OVIEDO

Desde este Blog queremos agradecer a todos los participantes por enviarnos sus relatos. Este año se han recibido 388 microrrelatos de todos los lugares de España.
El jurado ha estado compuesto por: Doña. Mari Luz Fernández Llames, Doña Francisca , Doña Pilar Marín, Don Enrique Tejón y ha ejercido como  Don Moisés Mori. El jurado antes de fallar el premio  ha querido resaltar  la calidad y originalidad de todos los relatos recibidos y ha seleccionado quince relatos finalistas de los cuales han resultado ganador el relato Desamor de Paula Colmenares León de dieciséis años y residente en Madrid.
Como finalista el relato La travesía de Yose Álvares- Mesa residente en Avilés. Nuestra más sincera felicitación a las dos.






Desamor (Primer premio)



Hasta el día en el que perdí el brazo derecho no me di cuenta de que llevaba tiempo siendo zurdo. Se me olvidó escribirte con la mano derecha, me volví torpe al rescatar con la cuchara las letras de la sopa en tus ojos sin que se me cayeran, y ya no las pude saborear, quedaron desordenadas al fondo de las cartas que te había dejado de mandar. Fui mucho tiempo diestro en quererte… pero tienes que entenderlo, y ojalá no hubiera pasado, del amor que antes sentía me quedé manco.

 
Paula Colmenares León (Madrid)




LA TRAVESÍA (Segundo premio)

(HELTER SKELTER) 

Salió de casa con el latido expuesto al abandono. Los bolsillos vacíos, las esperanzas llenas. Caminó por la senda de los inadaptados hasta llegar al mar. Allí subió al cayuco de los negros pronósticos. En sus ojos había una mezcla de ilusión y temor que intentó camuflar con la determinación impuesta por la necesidad. Vio alejarse la costa y un nudo le atenazó el estómago. Shaira iba en su memoria abrigándole las expectativas, llenándole el estómago con el torrente de sus últimas palabras: vuelve pronto a buscarme.

La larga noche se le hizo eterna de pensamientos y ansiedades, y al despuntar el alba una nueva costa apareció ante él. Entonces un golpe de mar le volcó del futuro perfecto que casi había rozado con las puntas de sus botas. Sucumbió al océano.

 
Yose Álvarez-Mesa  (Asturias)
 


RELATOS FINALISTAS DEL IV CONCURSO DE MICRORRELATOS CIUDAD DE OVIEDO
 
 

INCUNABLE  JUAN CARLOS SOMOZA GARCIA      (Bilbao)
Llevábamos unidos mucho tiempo y nuestro mayor temor era la separación. Por eso cuando, formando parte de la donación de Somoza, vimos el escudo Real y la Cruz de los Ángeles que nos saludaban desde la fachada de la Casa de las Comedias, nos alegramos pensando que aquel iba a ser nuestro nuevo hogar. Lo comprobamos más tarde al no poder imaginar las arrugas del conocimiento olvidadas en el hueco de aquellos lúgubres estantes. Solo cuando el experto bibliotecario ciego comprobó entusiasmado la sonoridad de mis tapas, aspiró melancólico mi aroma, acarició con dedos trémulos mi piel, y sonrió, me di cuenta de que, a pesar de sus ojos muertos, había descubierto mi secreto de siglos. No podía consentir que me separaran del grupo para exhibirme en una solitaria e iluminada vitrina. Reaccioné, dejándome caer y que la arista más puntiaguda de mi cuerpo se clavara en su sien. 
 
   ME ACUERDO María Teresa Garrido Bigorra (Valencia)

 
Me acuerdo, como si todavía lo estuviera paladeando, de ese café que nos tomamos juntos, hará ahora un año, en la Plaza de San Marcos. Me acuerdo de la última luz de la tarde que se escurría por las cúpulas doradas, de la humedad que entorpecía el revuelo de las palomas, de la elegancia ajada de las góndolas, de la melancolía de los músicos callejeros y de la algazara de los turistas sorprendidos por otro tiempo que casi los rozaba y se les enredaba en los cabellos cuando intentaban retenerlo con sus cámaras. Me acuerdo del eco de los susurros amorosos de las parejas al ser devueltos por la piedra de los nobles palacios. Me acuerdo de tus ojos distraídos y de la cancioncilla que canturreabas. Y me acuerdo de lo fácil que me resultó decirte que ya no te quería.
 
 
 
Noviembre    Pilar Tuero Secades (Oviedo)

 
De repente te veo en el portal, indefenso, mojado de lluvia y pena, pidiendo perdón  por nada con una disculpa de flores. Te abrazo y te digo que vas mal vestido, que hace muy malo  y querría decirte que te abrigues pero me suena ridículo y además me dirías que nada te quita el frío, que  te quedaste helado con tanto grito a destiempo. Presiento que tienes un te quiero en los labios y mucho miedo de que me vaya. Sin embargo la visita no anunciada me alegra y  me sorprendo no queriendo escuchar tus disculpas y querría  callarte con un beso. Te acaricio el pelo y siento que eres mucho mas que otro ser humano temblando en un día frío de noviembre y recuerdo  lo que ya sabía, que muy posiblemente, te quiero aún más de lo que  me merezco.
 
 
El jefe impasible.Silvia Hidalgo Callarga  (Sevilla)
Abre la oficina, media hora antes de que llegue el resto de empleados. La limpiadora ya se ha quejado de que es imposible limpiar bien el despacho del nuevo jefe, siempre está allí. No le cae bien a nadie. Nunca pide las cosas por favor, las exige. Tampoco saluda ni da las gracias. Se rumorea que su mujer es alcohólica, la pobre no habrá encontrado otra salida. Incluso sospechan que es un violento, más de un lunes ha llegado con señales de alguna pelea de bar. No les extraña, si su puesto no dependiera de ello, habría quien le dejaría un recuerdo en el rostro. Cada noche cierra la oficina. Hoy es viernes, se detiene frente a su casa. Llora. Su única esperanza es que este fin de semana la tome con él en lugar de con los niños.
AROMAS  Clarisa Leal  (Ciudada Real)
 
Aquella mañana, cuando se abrieron las puertas, un  aroma conocido inundó todo el vestíbulo. Intentó un primer reconocimiento y se lanzó a la búsqueda de aquellos recuerdos que algún día le produjeron ese mismo mareo, intenso y embriagador, elegante pero complejo. Un sinfín de caras, cuellos, muñecas, pechos…, desfilaron por su mente. Nada. No conseguía ubicar aquella reconocida sensación. En un alarde de valentía se acercó a la mujer que había abandonado el ascensor y, susurrándole  al oído con la esperanza de poder olerla más y mejor, preguntó: “¿Chanel Nº 5?”. Ella  sonrió y, estirando el cuello hacia él, contestó: “No. Cabernet Sauvignon. Gran Reserva del 69”.Él tomó el ascensor, asintiendo con la cabeza. Ella, abandonó el vestíbulo con una gran sonrisa de suficiencia.  
 
 
Piedra Juan Pablo Fernández Zumaquero (Ciudad Real)
 
Quiero que una piedra me hable del tiempo con sus muescas, con su tacto. Que me cuente terremotos, fósiles, magma. Que me hable de libertad y de espera, de volar y de herir, de ser martilleada y de un millón de años. Luego la haré reposar entre semejantes, sea grava o sillar, para que sustente una sombra donde pensar en lo que dijo. Y si cien años yo he vivido, rogarle a ella otros cien más para que te dé cobijo, sombra, calor y sea representación física de la soledad. Soledad del tiempo convertida en arte, precio de la infinidad. Individualismo triste, adecuado a lo infinito e indigno de lo perecedero, nosotros, que llegado el día expiramos y dejamos de contar.
 
 
 
 
Guillermo de Jorge (Bilbao)
llueve y todas las lágrimas del mundo caen sobre la ventana.
parece como si un viejo dolor volviese a p
 
 
r
e
c
i
t
a
r
s
e
 
sobre todos los cristales del universo
o
sólo
una vieja nostalgia
quizás, o
no, o
nunca.
un niño alimenta en la cocina a su dragón preferido, mientras espera a su princesa. mamá hace un caldero de sueños con su ropa más íntima. la abuela cose hasta el último agujero que le queda en el alma. el abuelo escala hasta el infinito, subido en su pipa.
 
l l u e v e
l l u e v e
 
l l u e v e
l l u e v e
l l u e v e
 
y todas las ventanas del mundo caen sobre las lágrimas
,
parece como si todos
los cristales del universo se precipitasen sobre un viejo dolor
.
 

 
 
EL EXILIO INTERIOR Jesús Artacho Reyes (Málaga)
Interrumpió de golpe la canción que estaba tarareando mientras se secaba. Algo inquieto, detectando ciertas variantes, barrió con la mirada el cuarto de baño, ahora que la nube de vapor permitió a los objetos delimitar sus formas. El diseño de los azulejos se le antojó tan extraño como ridículo, el bidé había desaparecido, el espejo era ahora oval.
Desde la cocina, una voz lo reclamaba cada vez con mayor urgencia. Hora de cenar. Se apresuró a bajar las escaleras: el pasamanos, el color del mármol… Para cuando se sentó a la mesa de la cocina, varias veces se había preguntado dónde estaba, porque aquella no era su casa. Como tampoco era su esposa la mujer que se comportaba como tal y le pedía que le pasase el pan con la voz monótona de quienes llevan años conviviendo.
 
 

Tres vidas rotas   Carlos Sánchez Ponz (Madrid)


Una noche de verano. Unas merecidas vacaciones. Una típica familia: una pareja enamorada, una niña llena de vida. Una casa en la playa. Un ruido. Un hombre se levanta. Un Ten cuidado. Una tensa espera. Una necesidad de estar con Claudia. Un suspiro al verla dormida. Un ¿Qué pasa, mami? Un beso para tranquilizarla. Un Ahora vuelvo. Una escalera a oscuras. Un bate en la mano. Un miedo atroz. Una mano a la boca. Un cadáver. Un matrimonio roto. Un grito arriba. Una madre corriendo. Una puerta entreabierta… un ángel inerte. Unas lágrimas desconsoladas. Una sombra. Un Ahora tu, puta. Un forcejeo. Una madre poseída. ¡¡¡Ira, ira, ira!!! Una nueva muerte. Un interrogatorio interminable y una taza de café. Un funeral conjunto. Un gran vacío. Una vuelta a la rutina. Una tarde de alcohol. Una ventana abierta y un salto a la nada. Un olvido. Dos historias. Tres vidas rotas.
 
 
 
El viaje de la esperanza  David Domínguez Parrilla (Sevilla)
Sudando y con el gesto roto por la crispación, el hombre apuró sus últimas fuerzas y avivó la marcha bajo las sábanas sucias de aquel hostal. Mientras el tren vislumbraba ya el final del túnel y se aprestaba buscando la explosión de luz, Lucía se movía al compás del rítmico vaivén que se iniciaba más allá de sus caderas, ascendiendo en sinuoso viaje hasta su negra melena. Con un seco e interminable rugido el maquinista anunció por fin que habían llegado a la estación y que el viaje terminaba allí.
Lucía, que ya no se movía, abrió los ojos con una sonrisa en los labios y una imagen nítida cincelada en sus húmedas pupilas.
Sus hijos podrían comer un día más.
 
 
 
Afortunado encuentro  María José Sánchez Alegría (Málaga)
Cuando la tuve delante, mi mente se quedó en blanco. ¡Era la que me había quitado el sueño durante tantos años! Los otros amores del pasado se eclipsaron en su presencia. No me reconoció, porque nunca se había fijado en mí. Ni supe hacia dónde mirar siquiera, pero su pecho me sedujo. ¡Le sentaba muy bien el negro! Se dio cuenta enseguida de mis intenciones. Me expulsaron de la sala. No leyeron el informe ni las pruebas. Me condenaron por desacato a la autoridad y me encerraron. Nadie supo que me juzgaron por aquella mirada, no por la muerte de un hombre.


La mirada María Díaz de la Cruz (Madrid) 
Uno se toma a veces la vida demasiado en serio.
Hace un momento, sin ir más lejos, me sentía completamente angustiado y sin esperanza. Es verdad que hoy ha sido un día especialmente duro…
Sin embargo ahora, estoy mirando a los ojos de una chica preciosa que me corresponde con infinita ternura. Es increíble como una simple mirada basta para devolvernos la esperanza en el mundo.
Todo esto no lo había pensado antes, cuando paseaba sobre la carretera. Pero tampoco habría visto nunca estos ojos, si no hubiera saltado sobre su capó.
 
 
 
Así que. . .       Laura Lozano Barreiro Arriondas Asturias
 
Abrí la puerta, entré a la calle y me comí el mundo.
 
DESENFOCADO           José Carlos Rodríguez Rojo (Málaga)                              
             --Hace cinco segundos--Echo un vistazo en el espejo del ascensor; veo mi cara, pero está desenfocada, empiezo a discernir líneas; atisbo mi boca, mi nariz, mis cejas; pero no consigo ver mis ojos de forma cristalina. Algo ocurre…
              --Hace veinte minutos--¡Ya está, ella está a salvo! Es lo que importa.  Cogió el vuelo, nunca la encontrarán. Agarro el maletín mientras enciendo un pitillo; humedezco la garganta con un chorro de whisky repasando en mi mente posibles cabos sueltos. Hay que largarse.
            --Hace dos minutos--Abro la puerta del ascensor, miro de soslayo al vecino risueño entrando en su casa; pero no advierto sonrisa en su rostro cariacontecido...Está comprado, estoy jodido; dos sonidos suaves, mi cuerpo cae.    
           --Hace un segundo--Ahora recuerdo, sangro, mis pupilas ya se aprecian, se dilatan…Es igual, ella está a salvo.         
                                                 
 
 
 

 
 


COMPRANDO LIBROS SIN DINERO


Con el eslogan “las cosas no son gratis, pero se pueden comprar y vender sin dinero” el día 23 de Abril en la casa de Carlitos y Patricia, se celebra por tercer año consecutivo en Barcelona el proyecto 1010 Ways To Buy a Book Without Money, una iniciativa gracias a la cual podrás comprar libros sin dinero, lo que no significa que vayan a salirte gratis. Una iniciativa que se ha extendido por Latinoamérica y otras ciudades españolas. Si eres de los que pasa del Capitalismo y de las fiestas comerciales, esta es una buena alternativa. El día internacional del libro compra un libro sin dinero ¿Cómo? ahora te lo contamos.
Aunque nunca está de más invertir unos euros en cultura literaria, se agradecen iniciativas como esta 1010 Ways To Buy a Book Without Money, como su nombre indica, la idea es comprar libros sin dinero, recurriendo a otra clase de riqueza, una que genera beneficios morales y emocionales, el precio de cada libro ha sido fijado por la persona que lo ha donado, y encontramos precios tan interesantes como “Besa a un desconocido”, “Planta un árbol”“Llama a tu madre para decirle que la quieres” o como ocurrió en la edición del año pasado “Hazte donante de órganos”. Así que este día, El día internacional del libro, si la escusa de no comprarte un libro era el dinero, ya no te vale. Hay maneras mucho mejores y más divertidas de pagar por un libro.
Si quieres dar un libro lo puedes dejar todavía en La Casa de Carlitos y Patricia. Si los traes el día de la Sant Jordi en el puesto, servirán para una próxima iniciativa. El día 23 de abril los encontrarás en la calle Portaferrisa, 25 en Barcelona. La Casa de Carlitos y Patricia empezaron con 50 libros propios, a los que se han juntado diversas donaciones de editoriales, escuelas, particulares. Ya cuentan con más de 700 libros referenciados. Para saber si alguien ha pagado, por su libro, desde hace días, 20 voluntarios han ayudado a crear una base de datos de todos los libros donados. Esta base de datos servirá para poder enseñar en la web del proyecto los precios pagados por libro vendido.
En la edicón anterior, una clienta, Francesca, envió como comprobante una foto con su carné de donante de órgano como precio a pagar por su libro. Aunque el precio puede costar mucho a algunos, confían en la buena fe y la motivación de la gente, para que se sume a la iniciativa. Lo más bonito es que la iniciativa se está extendiendo y no solo se celebra en Barcelona, este año 7 ciudades se han apuntado a esta propuesta 5 ciudades españolas y 2 en América Latina.
En Madrid la agencia Molaría se ha encargado de organizar el evento. En Málaga también se han organizado, en Buenos AiresArgentinaFernando de Cornicelli nos asegura que habrá un bonito puesto el día 23, gracias a las editoriales quienes están dejando libros y también en Montevideo, Uruguay. Si quieres participar poniendo un puesto en tu ciudad, puedes hacerlo contactando con los organizadores a través de la página web «1010 Ways To Buy a Book Without Money».
La Agencia Carlitos y Patricia, organizadores junto a Wabi-Sabi Inspiration Lab y el colectivo Por La Cara, han creado uno de los eventos más solidarios de Sant Jordi. Elisava también colabora con la iniciativa «1010 ways to buy a book without money», que tiene como objetivo destacar la vertiente cultural y social del Día Internacional del Libro convirtiéndolo en una fiesta abierta a todos. En este proyecto participan alumnos y antiguos alumnos de la Escuela de diseño, y algunos profesores de la Escuela han cedido ejemplares de sus libros. Elisava, además, ha colaborado con la donación de un conjunto de publicaciones.
La Agencia Carlitos y Patricia se basan en el Capitalismo Invisible de Hiroshi Tasaka, fundador deSophiaBank, una red global de “fabricantes de ideas”. Según él, existe un nuevo paradigma en el que el capital es invisible, el conocimiento, las relaciones, la confianza, la marca, la cultura, la empatía y mucho más, jugarán un papel más importante que el capital monetario.
Para los que no puedan participar les enlazo otra preciosa iniciativa relacionada con el libre comercio de libros gratuitos, llamada Little Free Library o pequeña biblioteca gratuita, que la puedes llevar a cabo todo el año. Para los amantes del diseño, la literatura, para todos aquellos que aman leer y andan despistados, les recomiendo que regalen ese día ¡Libros! de John Alcorn y Murray McCain.
(Mariona Rubio Sabatés)

PREMIO CERVANTES 2013




El discurso, en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, lo va a partir José Manuel Caballero Bonald  (Jerez, 1926) en dos mitades. La primera, como es tradición, la dedicará a Cervantes, pero a un Cervantes casi desconocido, el Cervantes oscuro, solitario, cautivo, el perdido en la Italia renacentista, el que vagaba por la Sevilla babilónica a finales del XVI y principios del XVII, autor todavía entonces de un solo libro, La Galatea. “Voy a hablar -dice Caballero- de las zonas en penumbra de su biografía, de sus trabajos oscuros, que siempre me han interesado. El propio Cervantes lo dijo: ‘Durante una década larga abandoné la pluma porque tenía otras cosas'. ¿Cuáles eran todas esas cosas?”.

La otra mitad del discurso la dedicará el premiado a la poesía y a su valor cauterizante, casi terapéutico “ante las ofensas de la vida”. Hablará Caballero Bonald de la poesía “como autodefensa, como lenitivo, de esa poesía consoladora, salvadora, sí, de la poesía como salvación”, remata el poeta con energía.

PERDIDA DE TIEMPO

En la palabra tiempo anida
una gran ave blanca, una consecutiva
privación de pretéritos
y ciertos excedentes de la fugacidad.

En la palabra tiempo se intercalan
otras palabras de su misma estirpe:
el lento mar perpetuo y su inconmensurable
usura, el azar siempre errático
y el sideral boquete de la luz.

La única estrategia que puede más que el tiempo
es conseguir perderlo impunemente.


La noche no tiene paredes, J.M. Caballero Bonald, editorial Seix Barral


 


Los vivos... los vivos son como niños: juegan a morirse. Viví con hombres recios que no tenían miedo a la muerte y con hombres astutos que la sorteaban y con hombres débiles que se dejaron arrastrar por ella, pero ninguno comprendía lo pequeño, lo insignificante de un mundo consagrado a esa cruzada. Yo no lo entiendo, hasta ahora no lo entendía... Mírame... Tres pasos largos. Esa es toda la distancia que puedo recorrer antes de que las paredes me interrumpan. Tres pasos largos. Mi mundo es tan pequeño como el suyo; es una mandíbula que me retiene y saliva para diluirme como si pretendiera erradicarme, y mi batalla se reduce a posponerlo. ¿Eso es todo? ¿Los hombres deben vivir entre paredes sin puertas ni ventanas? ¿Hay algo más allá de esta vida mientras dura la vida? ¡Lo hay, hermano, lo hay! ¡Yo lo sé! Porque en mi cabeza, aquí dentro, donde nadie mira, nada puede contenerme. Es un territorio sin muros, sin pozos, solamente mío.
                                                                                 






Dos hermanos, cuyos nombres se reducirán en todo momento a las escuetas designaciones “el Grande” y “el Pequeño”, se encuentran, sin que sepamos las causas, en el fondo de una cueva de unos siete metros de profundidad, con paredes arcillosas que anulan cualquier intento de trepar por ellas desde un fondo húmedo y cenagoso.


El niño que robó el caballo de Atila, Iván Repila, editorial Libros del silencio

OSPA


Ludwig van Beethoven
L. van BEETHOVEN.- Concierto para piano nº 2 en si bemol mayor, op. 19
III. Rondo. Molto allegro

Martha Argerich, piano
Gábor Takács-Nagy, Director
Verbier Festival Chamber Orchestra

Viernes, 19 de Abril de 2013, 20:00 h. - Auditorio Príncipe Felipe
L. van BEETHOVEN.- Egmont: obertura, op. 84
L. van BEETHOVEN.- Concierto para piano nº 2 en si bemol mayor, op. 19
R. SCHUMANN.- Sinfonía nº 4 en re menor, op. 120
Director: González, Pablo
Solistas: Melnikov, Alexander (Piano

23 DE ABRIL: DÍA DEL LIBRO

JOHN BERGER; HACIA LA BODA






Gino me ha regalado un anillo dorado en forma de tortuga. Cada día decido cómo ponérmelo. Puedo llevarlo con la tortuga volviendo a casa, nadando hacia mí, apuntando a mi muñeca con la cabeza, o lo puedo llevar a la inversa, con la tortuga saliendo a conocer el mundo. Es de un metal que pesa meno que el oro y es más blanquecino. Según Gino, es un anillo africano; lo encontró en Parma. Hoy voy a salir con la tortuga a ver mundo.



 
 «El rito y el mito, la tecnología y la ciencia, y la historia –natural y humana– juegan un rol crucial en esta bella y originalísima novela… Berger asombra por su dominio de distintas culturas y escenarios, su don para el detalle y la combinación de profundidad y ligereza narrativa… Con su desesperanza política y su tierna celebración de la humanidad, Hacia la boda tiene una inusitada vigencia.»
Publishers Weekly
 
Sus contemporáneos más cercanos podrían ser Umberto Eco o el tardío W. G. Sebald, pero resulta difícil compararlo: Berger rompió todos los moldes.»
The Guardian
 
 
HACIA LA BODA, John Berger, Editorial Alfaguara

BEGOÑA HUERTAS; UNA NOCHE EN AMALFI


El trayecto hasta el bed&and brekfast discurría por una estrecha y serpenteante carretera de montaña al borde del mar. Sergio miraba por la ventanilla bajada del automóvil y Lidia se relajó hundiéndose en el asiento. No hacía ni veinticuatro horas que el avión desde Madrid les había dejado en Nápoles, donde habían pasado la noche en el Hotel Miramare. Avión, barco, y ahora coche. Sergio se había ocupado de todo lo concerniente al viaje y se trataba de unos días de descanso. Pronto se instalarían cómodamente, pensó. De momento, el tráfico era intenso y los coches aparcados a los bordes de la carretera ocasionaban atascos frecuentes.

Un thriller psicológico con el que la autora gijonesa  pone a sus personajes en situaciones límites, siempre con el escenario de fondo del acantilado de Amalfi.

Una noche en Amalfi. Begoña Huertas.  El Aleph

SPOON RIVER; EDGAR LEE MASTERS

En la primavera del año 1914 aparece el embrión de Spoon River Anthology en una revista literaria de San Luis.
El escritor Edgar Lee Masters, abogado laboralista de Chicago, escribió los primeros poemas de Spoon River en 1914. La primera edición del libro tiene lugar en 1915. En 1940 iba ya por la setenta edición.  La traducción de la Antología aparece ahora en Bartleby bajo la traducción, prólogo y notas de Jaime Priede.



HOD PUTT

Aquí mi tumba, junto a
la del viejo Bill Piersol,
que se hizo rico traficando con los indios y que
acogiéndose luego a la suspensión de pagos
logró salir más rico que antes.
Harto yo de miseria y mucho curro,
viendo como crecían Bill Piersol y otros en opulencia,
una noche atraqué a un viajero cerca del Protector's Grove
y lo maté sin querer,
por lo que me juzgaron y colgaron.
Así me acogí yo a la suspensión de pago.
Ahora, todos los que nos acogimos a ella, cada uno a su
manera,
dormimos juntos, codo con codo.


EL DOCTOR MEYERS

No hay nadie, quitando a Hill, el viejo médico,
que haya hecho más por la gente de este pueblo que yo
todos los debiluchos, lisiados, inconscientes
y que no podían pagar acudían a mí.
Yo era el bueno, el complaciente doctor Meyers.
Tenía buena salud, era feliz y una posición
bastante acomodada,
una esposa, hijos mayores,
todos casados y abriéndose paso en la vida con éxito.
Pero de pronto, una noche, Minerva, la poeta,
se presentó aquí con su problema, llorando.
Intenté ayudarla, pero se murió.
Me denunciaron, los periódicos me calumniaron
y mi mujer se murió con el corazón destrozado.
Y una pulmonía acabó conmigo.

LA SEÑORA MEYERS

Toda la vida se quejó
de que lo calumniaron vilmente los periódicos,
de que él no tuvo la culpa de lo de Minerva,
que sólo intentó ayudarla.
Pobre alma tan hundida en el pecado que era incapaz de ver
que sólo con intentar ayudarla, como él decía,
había violado las leyes humanas y divinas.
Caminantes, atentos a esta antigua advertencia:
si queréis que vuestros caminos sean caminos de delicias
y todos vuestros senderos sean senderos de paz,
amada a Dios y guardad sus mandamientos.

JAIME PRIEDE


LUIS GOYTISOLO PREMIO ANAGRAMA DE ENSAYO

Luis Goytisolo:  Premio Anagrama de Ensayo con su obra la Naturaleza de la novela



A pesar de los agoreros que vaticinan un fin cercano de la novela, Luis Goytisolo no es pesimista respecto a la salud del género en la actualidad y dichas reflexiones las ha volcado en NATURALEZA DE LA NOVELA, volumen con el que ha ganado el Premio Anagrama de Ensayo, dotado con 8.000 euros.

"La novela no va a morir nunca", lo que es impredecible es las distintas formas que irá adoptando en el futuro. La verdad es que me resulta muy difícil vislumbrarlas pero seguro que tendrán mucho que ver con los nuevos hábitos de lectura de las nuevas generaciones, que casi todo lo leen sobre pantallas cambiantes. Eso tiene que tener alguna influencia en los próximos años pero yo no voy a hacer de gurú",explicaba el académico de la RAE al El Cultural minutos después de hacerse público el fallo.

  Dice el autor de  Antagonía "Para mí la novela en sentido propio nace en el Renacimiento. No concibo como novelas los cantares de gesta, ni las novelas pastoriles. El Quijote es el punto de partida sin duda. Y tiene precedentes como El lazarillo de Tormes y Gargantúa y Pantagruel".

Goytisolo considera que sin el nacimiento de la imprenta y la secularización de la vida cotidiana la novela no sería lo que es y considera al género un producto del occidente cristiano. Según el autor el cristianismo impregna toda la narrativa que conocemos, incluso en autores que ni siquiera son conscientes de esa circunstancia. Ese sustrato le sirve además para establecer dos grupos de escritores en la historia de literatura: los bíblicos y los evangélicos. Entre los primeros engloba a Faulkner, Balzac, Melville, Benet... "En sus libros siempre hay fuerzas superiores que rigen los destinos de los hombres".

"Los segundos perseguimos un fin, tenemos una empresa concreta que realizar, como Jesús, cuando, a petición de María, debía convertir el agua en vino en las bodas de Caná". Y aquí cita a Cervantes, a Proust y a sí mismo. "Mi empresa era escribir Antagonía". Nada menos: los cuatro tomos que lo componen alcanzan las 1.120 páginas.

Goytisolo advierte que su ensayo, que se publicará en mayo, tiene vocación de novela. Quiere poner distancia con los estudios que elaboran críticos, filólogos y científicos de la literatura. "Es cierto que mis novelas tienen mucho de ensayo pero este es mi primer ensayo puro, aunque con aspiraciones muy literarias, al estilo de los que escribieron Huxley, Valery, Eliot...".

El finalista del premio, al que se habían presentado 131 originales, ha sido Jorge Carrión por su obra Librerías.

El jurado ha estado formado por Salvador Clotas, Román Gubern, Xavier Rubert de Ventós, Fernando Savater, Vicente Verdú y el editor Jorge Herralde.

CLAUDIO RODRÍGUEZ


  
ALTO JORNAL

Dichoso el que un buen día sale humilde

y se va por la calle, como tantos

días más de su vida, y no lo espera

y, de pronto, ¿qué es esto?, mira a lo alto

y ve, pone el oído al mundo y oye,

anda, y siente subirle entre los pasos

el amor de la tierra, y sigue, y abre

su taller verdadero, y en sus manos

                                         brilla limpio su oficio, y nos lo entrega

                                                           de corazón porque ama, y va al trabajo

                                                           temblando como un niño que comulga

                                                           mas sin caber en el pellejo, y cuando

                                                           se ha dado cuenta al fin de lo sencillo

                                                          que ha sido todo, ya el jornal ganado,

                                                          vuelve a su casa alegre y siente que alguien

                                                          empuña su aldabón, y no es vano.

 
 

                                                                                  Claudio Rodríguez (“Conjuros”)

 

FERNANDO FONSECA; LOS DÍAS DE LA PEREZA

 Me había quedado traspuesto y desprecié, con júbilo irresponsable, un tiempo perfecto para el trabajo. Resulta que siempre he vivido circunvalando la responsabilidad, como lo hace un pájaro a medio vuelo merodeando la razón, y a menudo me olvidaba de Dulce Ausencia, encontrando acomodo en la vagancia de los recuerdos, dejándome caer en un trecho indiscernible de difícil superación. Algo similar a hacer parada en lo que el único pensador español, o sea, el único español moderno, dijera acerca de la obra de Proust: "la novela paralítica" (Ortega y Gasset) Será necesario dar a conocer mi vida, tanto como lo es la obra de Proust, para hacerse una idea aproximada de lo que pretendo decir?
Los devaneos existenciales parecen ser una excusa, ente otras, para colocar sin más el hábito literario dentro de mi vida. Pero si no se escribe no hay literatura. ¿Literatura estanca? Algo hay , sin lugar a dudas, aun sin llegar a escribir. Como poco, la idea es hermosa, me seduce. La parálisis no es más que una forma engañosa de eternidad; pero todo lo bello es un engaño, y la eternidad también. Luego ¿qué cabe esperar?... La Literatura, quizás.
 
 
 
LOS DÍAS DE LA PEREZA, Fernando Fonseca, Ediciones Endymion

RAFAEL CHIRBES; EN LA ORILLA

Porque lo que Rafael Chirbes parece plantearse -sobre la base siempre de lo particular y muy concreto: la comida, la tierra, los contratos, los humores, la familia, el nombre exacto de las cosas- no es tan solo contar una historia con principioy fin, sino buscar a través de ella las leyes que rigen nuestras vidas (y si se quiere: las leyes que determina la actual situación histórica: pero también: las de la condición humana, la estatura real -carne y alma- de los hombres). Moisés Mori "El cuaderno"

—La noche, ningún ruido, ninguna llamada telefónica, nadie que apriete el timbre de la puerta de casa. Esos momentos son los mejores del día—me dice, como si su noche no estuviera tan poblada de fantasmas como la de cualquiera que haya cumplido setenta años. El músculo duerme, la ambición trabaja. Francisco sentado en su escritorio de palosanto rellena cuartillas, o teclea en el ordenador, escribe la novela o las memorias que le alcanzarán el prestigio que la agitación de estos pasados años no le ha permitido tocar. Catas de vinos, reseñas de libros, críticas de restaurantes, el folio del editorial escrito brillantemente cada quincena, la media docena de folios del artículo sobre alguna denominación de origen vinícola, trabajos menores que no te permiten pasar a esa posteridad que los más ambiciosos reclaman, obtener vida después de la vida, aunque sea a costa de romperte los nervios y la salud en pesadas tareas nocturnas de escritura, y los ataques de rabia porque las genialidades a las que aspiras se niegan a comparecer a la voz de ya. A los setenta años, a altas horas de la noche, en vez de las ideas geniales, te salen los muertos mal enterrados. ¿Y cuál está bien enterrado? Ni uno solo, todos se quedan con un miembro fuera.

EN LA ORILLA, Rafael Chirbes, Editorial Anagrama

XUAN BELLO; VIDA COTIDIANA




 

VIDA COTIDIANA

Ana amaba a Berto pero Berto la dejó por Celeste; Celeste, desdeñándolo, se entendía con Chelo, casada con Damián. Damián cortejaba a Elvira y Elvira, ya se sabe, se volvía loca por Fernando, vendedor de seguros. Fernando estaba casado con Verónica y tenía tres hijas. Cuando le pidió el divorcio alegó que Verónica no respetaba el orden alfabético.

La nieve y otros complementos circunstanciales; Xuan Bello. Editorial Xordica

OTRA METAMORFOSIS Y GOOGLE

Doodle homenaje a Maria Sibylla Merian

Si hoy no abres Google, no sabrás que...



Google rinde homenaje este martes en la página de su buscador a Anna Maria Sibylla Merian en el 366 aniversario de su nacimiento. La entomóloga y naturalista alemana es considerada como una de las más reconocidas iniciadoras de la entomología moderna, gracias a las observaciones e ilustraciones propias de la metamorfosis de las mariposas.

La compañía de Mountain View sorprende de nuevo a los usuarios con un nuevo 'doodle'. En esta ocasión la ciencia, concretamente la entomología, es la protagonista de la página principal del buscador más famoso de Internet de la mano de Anna Maria Sibylla Merian. Varias mariposas y determinados insectos componen el logotipo de Google para homenajear a esta naturalista alemana en el aniversario de su nacimiento.

Merian se interesó por el estudio de los insectos, en una época en la que la metamorfosis era un proceso prácticamente desconocido. La publicación de 'La oruga, maravillosa transformación y extraña alimentación floral' en alemán la hizo popular en la alta sociedad. Por esa misma razón, era rehuida por los científicos de su tiempo, ya que la lengua oficial para la ciencia era el latín.

Paralelamente a la metamorfosis, Merian describió otros detalles de la evolución y vida de los insectos, como por ejemplo que cada oruga depende de un pequeño número de plantas para su alimentación y que, por lo tanto, los huevos eran puestos cerca de esas plantas. Este trabajo hizo de ella una de las primeras naturalistas que observó realmente los insectos, lo que le permitió descubrir muchos más detalles sobre su desarrollo.

Además, los dibujos de plantas, serpientes, arañas, iguanas y coleópteros tropicales realizados por ella misma son considerados hoy en día obras de arte en todo el mundo.

Merian, que contaba con una gran reputación de naturalista y artista, murió en 1717 a los 70 años en Ámsterdam. En los últimos años del siglo XX, el trabajo de Maria fue redescubierto y restaurado.

VIERNES DE PRIMAVERA

  
Viernes de primavera
ahora que puedo oírte, bullir
aún invisible de pájaros que pían
vienes con la gran luz
           
                    y alguien
se detiene para que el sol lo envuelva
ahí, en la acera, levanta
la cabeza y gira el rostro
al recibirlo. Antes, sentado
arrastraba áspero un pie, casi
no perceptible, áspero y sordo
cuerpo solo de sí.
                
                    Con la garza
llegaste, sobre la hierba alta
y gris que dejó el hielo. Desde allí yo te traigo
un rumor de castaños y una taza de leche, como
cena los traigo, ahora que es febrero
y vuelve quieta a sonar esa música.

Lo solo del animal, Olvido García Valdés, Tusquets editores.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal