Blogger Template by Blogcrowds

TOP 2012


Tras varios años de lanzamientos previsibles, casi rutinarios, 2012 ha ofrecido, a juicio de los críticos de El Cultural, una buena cosecha narrativa con alguna de las mejores novelas de los autores aquí seleccionados. No ha sido fácil, pero un año más nuestros especialistas han elegido las mejores obras de ficción publicadas los últimos doce meses por autores españoles e hispanoamericanos. Cada uno ha elegido sus favoritos, por orden de preferencia, y se ha asignado el valor de 10 al número1, 9 al 2 y así sucesivamente. Además, se ha valorado con cinco votos cada mención, por lo que, por ejemplo, un autor mencionado en siste ocasiones obtiene 35 puntos más.


1. El río del Edén



Alfaguara. Madrid, 2012. 304 páginas. 18 euros. ebook: 9'49 e.


La primera novela realista de José María Merino (La Coruña,1941) narra un día en la vida de un padre, Daniel, y de su hijo Silvio, el chicodáun. En esas 24 horas recorren el Alto Tajo para esparcir las cenizas de Tere, la madre, en la laguna donde ella y su entonces novio conocieron el paraíso y comenzaron a perderlo. Mientras caminan, o miran las estrellas, padre e hijo comparten recuerdos sobre la muerta -cuya urna Silvio guarda en su mochila-, hablan de extraterrestes, de juegos y de sus vidas y Daniel se abisma en sus remordimientos y rencores por tantas traiciones propias y ajenas. La aventura final acentúa el interés de un relato marcado por la nostalgia, el amor y la culpa. Como explicaba Ángel Basanta al reseñar la novela, “en El río del Edén Merino vuelve a completar otra gran novela, con una historia de amor en múltiples sentidos (conyugal, paterno-filial, materno-filial...), construida con bien dosificada intriga”.


2. Absolución



Tusquets, 2012. 320 páginas. 19 euros


Con pericia de narrador en plena madurez, Landero (Alburquerque, Badajoz, 1948) relata en Absolución las aventuras de Lino, un treintañero conflictivo, tierno y desvalido, de muchos oficios y poco asiento. Con él se cruzan personajes casi tan raros como él, excéntricos y quijotescos, a los que Landero retrata con una mirada cordial, piadosa y distante hasta construir , en palabras de Santos Sanz Villanueva, "una excelente novela, divertida y triste, cálida, repleta de seres entrañables, que además se atreve a plantear, con lucidez y humor, con más melancolía que tragedia aparente, el irresoluble arcano de nuestra misteriosa existencia y enigmático destino". 


3. Años lentos



Tusquets, 2012. 232 páginas. 17 euros


“Vuelve Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959) con una obra mayor”. Así comenzaba R. Senabre su análisis de esta novela de estirpe picaresca en la que el protagonista, Txiki Mendioroz, una suerte de moderno lazarillo, cuenta, a petición del propio Aramburu, su infancia desde que a los ocho años fuese enviado a vivir con su tía a San Sebastián. Eran los años 70 y ETA comenzaba a dar sus primeros zarpazos, amparada por parte de la Iglesia vasca, que alentaba a jóvenes como el primo del protagonista a coger las armas. Galardonada con el premio Tusquets y el del Gremio de Libreros “Años lentoses una novela importante por su audaz y madura construcción”. Y una apuesta segura.

(El Cultural)

BIBLIOTECA CIRCULANTE 8

"Porque una palabra es lo bastante fuerte
para romper el tiempo de la impostura."

Pere Ginferrer


Panóptico, Ricardo Menéndez Salmón. KRK ediciones. Novela

La vuelta a Europa en avión. Un pequeño burgués en la Rusia Roja. Manuel Chaves Nogales. Libros del Asteroide. Prosa

Aquí todo es mejor. Justin Taylor. Alpha Decay. Traducción de Marta Alcaraz Burgueño. Relatos

Estuario. Tomás Segovia. Pre- Textos. Poesía

Poesía completa. Paul Auster. Seix Barral. Traducción y prólogo de Jordi Doce.

Un montón de gatos. Eider Rodríguez. Caballo de Troya. Relatos.

El dinero en The New Yorker. La economía en viñetas. Edición de Robert Mankoff. Prólogo de Malcolm Gladwell. Traducción de Vanesa Casanova. Libros del Asteroide.

Aquella edad inolvidable. Ramiro Pinilla. Tusquets. Novela

No leer. Alejandro Zambra. Alpha Decay. Ensayos

Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus. Agustín Fernández Mallo. Alfaguara. Poesía.

Inconvenientes del turismo en Praga y otros cuentos europeos. Mario Martín Gijón. KRK ediciones. Premio Tigre Juan 2012

Algún día este dolor será útil. Peter Cameron. Traducción de Jordi Fibla. Libros del Asteroide. Novela.

Las aguas silenciosas. Francisco Álvarez Velasco. Trea. Poesía

Diario Katherine Mansfield. Debolsillo. Prólogo de Virginia Woolf

El gran Gatsby. Francis Scott Fitzgerald. Traducción y epílogo de Justo Navarro. Anagrama.

Latidos y desplantes. Mario Martín Gijón. Rdiciones Vitrubio. Poesía.

Agata ojo de gato. José Manuel Caballero Bonald. Cátedra. Novela. Premio Cervantes 2012.




UN MATRIMONIO FELIZ, RAFAEL YGLESIAS



Enrique Sabas, guionista de cine, y su mujer, Margaret, diseñadora gráfica, tienen dos hijos y llevan una vida acomodada en Nueva York. Tras treinta años de matrimonio y alcanzada una estabilidad que parecía imposible, la pareja lleva tres años luchando contra el cáncer que ella padece y que ha entrado en fase terminal.
Margaret prepara su despedida de familiares y amigos ayudada por Enrique, quien durante estos últimos y extraños días va reconstruyendo la historia del matrimonio: la época en la que se conocieron, el desarrollo de sus vocaciones artísticas, el nacimiento de sus hijos, los altibajos de su relación… Los recuerdos de su vida en común y la intensidad de su despedida nos muestran la complejidad de una relación duradera.
En esta novela parcialmente autobiográfica, una de las sorpresas de la literatura norteamericana reciente y Premio Los Angeles Times 2009 a la mejor novela, Yglesias nos habla con valentía y sinceridad de temas universales: del amor, del dolor ante la proximidad de la muerte y del misterio que supone compartir la vida con otra persona.


Describió la sensación de poder y excelencia que le proporcionaba la escritura, el gran logro de, después de días y días, semanas y semanas, meses y meses, acabar por fin una novela, llegar al mismisimo lugar donde había planeado, una satisfacción que no palidecía ni aún cuando el libro no resultara como habías pretendido. Nada podía empañar su orgullo al crear algo que salía de su cabeza, que pasaba de lo inmaterial a lo concreto. Ahí, en sus manos, estaba su univeso, tan vivo y lleno de vida para Enrique -a veces, al menos- como el mundo el real. Confesó sin empacho lo mucho que le gratificaba el proceso de escribir. No recurrió a las quejas habituales de los novelistas: el dolor de producir, la molesta sensación de no estar a la altura, la frustrante búsqueda de sentido e innovación. Admitió que a menudo consideraba que era un mal escritor y que todavía tenía que conseguir todo lo que había pretendido lograr en sus novela, pero recalcaba que esos fracasos no echaban a perder el placer del intento.
 

UN MATRIMONIO FELIZ, Rafael Yglesias, Libros del Asteroide

EN LA CASA

 
 

EN LA CASA de de François Ozon, Concha de Oro en el Festival de cine de San Sebastián.

GUIÓNFrançois Ozon (Obra: Juan Mayorga)
MÚSICAPhilippe Rombi
FOTOGRAFÍAJérôme Alméras
REPARTOFabrice Luchini, Ernst Umhauer, Kristin Scott Thomas, Emmanuelle Seigner, Diana Stewart, Denis Ménochet, Jean-François Balmer, Fabrice Colson, Bastien Ughetto, Stéphanie Campion


Una historia sobre la adicción de contar y escuchar historias

OLVIDO GARCÍA VALDÉS, DEL OJO AL HUESO

Veo estos árboles que se van
haciendo árboles y todas sus orugas
se van haciendo hojas, oigo
a mujeres hablar de otras mujeres: sin
conocer la lengua, captar una ciudad
por las masas de luz, por minúsculas
tiendas, atravesarla en metro, queda
tenacidad que luego reposa junto a un árbol
y allí se está mientras juegan los niños:
-no imaginéis los bosques
como aquí en el otoño,
no se conocen las hojas amarillas,
todo verde, alzas la mano y tomas fruta.

Del ojo al hueso, Olvido García Valdés,

ROSTROS DE VALENTÍN ROMA

Carcajadas y restituciones 

Kierkegaard escribió en 1843, bajo el pseudónimo de Constantin Constantius, un libro breve e hilarante, de apenas setenta páginas, titulado La Repetición. Un ensayo de psicología experimental, en el que reflexionaba sobre el valor edificante de lo reiterativo en oposición a la tortura del recuerdo. Decía el filósofo: “El que sólo desea esperar es un pusilánime, el que no quiere más que recordar es un voluptuoso, pero el que desea de veras la repetición es un hombre, y un hombre tanto más profundo cuanto mayor sea la energía que haya puesto en lograr una idea clara de su significado y transcendencia. (…) La repetición es el interesse de la metafísica, pero al mismo tiempo es el interés en  el que la metafísica naufraga. La repetición es la solución de toda concepción ética”.
En cierto modo, una parte importante del arte del siglo XX podría entenderse como un karaoke nervioso en el que se interpretan fidedignamente las estructuras morales de la época, o por el contrario, donde se ejecutan versiones libres y perversas de éstas.

 Valentín Roma nació en Ripollet en 1970. Es historiador del arte, profesor de estética y comisario de exposiciones. Rostros es su primer libro.
 
Rostros, Valentín Roma, editorial Periférica

JUAN CRUZ SOBRE PHILIP ROTH E IMRE KERTÉSZ


 Después de que  Philip Roth e Imre Kertész  anunciaran su intención de retirarse de la literatura, Juan Cruz escribió  este artículo aparecido  en el País, 24/11/12, bajo el título NO TENGO NADA MÁS QUE DECIR.

La escritura es un oficio duro. A menudo, los autores sufren crisis creativas. 
César Vallejo, el poeta peruano, escribió: “Quiero escribir, pero me sale espuma, /quiero decir muchísimo y me atollo”. Era una impostura, en realidad, una manera de empezar el poema, una forma de posponer lo que quería decir. Luego continúa, en efecto, y no precisamente diciendo espuma: “No hay cifra hablada que no sea suma, / no hay pirámide escrita, sin cogollo. / Quiero escribir, pero me siento puma…”.

Los escritores, desde Homero a Philip Roth, que ahora ha dicho que se atora, o a Imre Kertèsz, que ha declarado que ya se quedó sin tema, han tenido ante la página en blanco la misma sensación: no les va a salir. Algunos salen a la terraza o a tomar café; otros fuman, como si en la voluta estuviera la forma del poema o la solución ardientemente buscada al crucigrama de nombres propios que se le han envuelto con el argumento del libro. Francisco Umbral lo resumía: “El puto folio”. Pero Umbral, como la mayor parte de los periodistas, o de los escritores de periódicos, tienen encima una espada que no pueden ignorar: el cierre, “el puto cierre”. El novelista, el autor de libros, puede posponer la entrega, ponga lo que ponga el contrato, pero el periodista tiene ahí, abierta, una hendidura, y le toca cerrarla, tenga inspiración o esté tieso de asunto.

A veces los escritores, como el César Vallejo de aquel poema tan humano, utilizan la referencia a su dificultad para hallar asunto como parte de su preparación para sacarlo a relucir. Un casi tocayo de Vallejo, el colombiano Fernando Vallejo, decía con ironía a este cronista: “Pero, demonios, por qué escribe ese poema si le sale espuma. ¡Que espere un rato!”. Pablo Neruda, que también se refería a veces a sus imposibilidades para decir lo que sentía antes de decir lo que de veras sentía, escribió ese verso famoso: “Quiero escribir los versos más tristes esta noche…”. De nuevo Vallejo, Fernando: “¡Pues escríbalo, deje de decir que puede hacerlo, pues hágalo!”.

En realidad, César Vallejo quería escribir y escribió: estaba haciendo dedos, que es lo que los escritores hacen mientras van viniéndoles las ideas de lo que han pensado en el paseo, en la ducha o en la duermevela. Hay escritores que tienen al lado de donde duermen un cuaderno en el que quisieran apuntar los sueños más espléndidos de su literatura dormida. Y hay autores o artistas que opinan, como Cela o como Picasso, que la inspiración no existe sino que los tiene que hallar trabajando. Mario Vargas Llosa, que acaba de recibir en México el Premio Carlos Fuentes, era como el colega que da nombre al último galardón que recibe: Vargas se levanta muy temprano, corre, trota o camina, y al regreso a casa ya tiene dispuesta la vida para que nadie interrumpa su relación con la escritura, por lo cual Juan Carlos Onetti decía que el autor de La ciudad y los perros estaba casado con la literatura mientras que él mismo se llevaba con ella como un amante a la que visitaba en medio del desvarío del deseo.

Muchos autores confiesan hartazgo de materiales literarios

ALBERTO IGLESIAS MEJOR MÚSICO EUROPEO


El músico Alberto Iglesias ha obtenido el premio al mejor músico europeo por la película británica El topo en la gala de la Academia de Cine Europeo que se celebra en La Valetta (Malta). El compositor donostiarra que declinó su asistencia a la ceremonia por estar inmerso en el trabajo de la música de la última película de Pedro Almodóvar, Los amantes pasajeros, envió unas palabras de agradecimiento que leyó en su nombre el productor español Antonio Pérez. “Escribo desde España. Necesitamos más que nunca ser Europa. Seguimos vivos” fueron las emotivas palabras enviadas por Iglesias. El topo, la historia de espías basada en la novela del mismo título de John Le Carré, está dirigida por el sueco Tomas Alfredson, el realizador de Déjame entrar.
Iglesias es uno de los músicos más valorados en Europa. El premio conseguido hoy es el tercero que recibe de la Academia de Cine Europeo, tras los conseguidos por Volver y Los abrazos rotos, los dos del director manchego.

MIROSLAV PENKOV, AL ESTE DE OCCIDENTE



Todos conocíamos bien  la historia de la iglesia sumergida. En tiempos, antes de las guerras de los Balcanes, un rico vivía al este del río. No tenía mujer ni hijos, así que mientras agonizaba, llamó a su criado para comunicarle un deseo final; construir con su dinero, una iglesia para el pueblo. La iglesia se construyó al oeste del río, y los campesinos contrataron a un joven zograf, un maestro de iconos. El maestro pintó durante dos años y allí conoció a una chica y se enamoraron, y se casó con ella, y los dos vivían al oeste del río, cerca de la iglesia.               
Entonces llegaron las guerras de los Balcanes y luego la primera guerra mundial. Bulgaria perdió todas esas guerras y mucha tierra búlgara fue entregada a los serbios. Tres oficiales llegaron al pueblo; uno era ruso, uno era francés y otro era inglés. El este del río, dijeron, se queda en Bulgaria. De ahora en adelante, el oeste del río pertenece a Serbia. Los soldados vigilaban las riberas y decidieron tirar el puente. Cuando el joven maestro , que se había marchado para trabajar en otra iglesia, volvió, los soldados no le dejaron cruzar la frontera y volver con su mujer. 

Al este de occidente, Miroslav Penkov, editorial Seix Barral.                                                      


Como hiciera James Joyce en Dublineses u Orhan Pamuk en Estambul, Penkov teje un retrato de su tierra natal y las almas de sus gentes, y constituye a través de estos relatos transcender fronteras: demuestra que el amor, la muerte y todo aquello que nos hace humanos permanece inalterable en el espacio y el tiempo.




 
 

IVÁN TURGUÉNIEV

-Eso es una cuestión completamente distinta. No tengo en absoluto por qué explicarle a usted ahora por qué permanezco con los brazos cruzados, como usted ha tenido a bien expresarse. Sólo quiero decir que la aristocracia es un principio, y sin principios en nuestros días, sólo pueden vivir las gentes inmorales o vacías. Le he dicho esto a Arkadi al día siguiente de su llegada, y ahora se lo repito a usted. ¿No es así Nikolai?
Éste asintió con la cabeza.
-Aristocracia, liberalismo, progreso, principios -dijo mientras tanto Bazárov-. ¡Tú imaginas cuántas palabras exóticas... e inútiles! El hombre ruso no las necesita ni regaladas.
-¿Y qué es lo que necesita el hombre ruso, según usted? Al oírle hablar parece que nos encontramos al margen de la humanidad, al margen de las leyes. Por favor, la lógica de la historia exige...
-¿Y para qué necesitamos esa lógica? Nos podemos pasar sin ella.
-¿Cómo es eso?-Pues así. Supongo que usted no tiene necesidad de la lógica para llevarse un pedazo de pan a la boca cuando tiene hambre. ¿Para qué queremos esas abstraciones?


Padres e hijos, Iván S. Turguéneiev, Ediciones Rialp

                                 

VENGO DE UNA PALABRA

Vengo de una palabra y voy a otra
errática palabra y soy esas palabras
que mutuamente se desunen y soy
el tramo en que se juntan
como los bordes negros del relámpago
y soy también esas beligerancias de la vida
que proponen a veces una simulación de la verdad.

Semejante a la noche, vengo
del negro y voy al blanco y busco
dispensarme de mí con este blanco y nunca
llego a ser lo que yo más deseo:
esa palabra suficiente que precede a la última.
                           
                                                 (Únicamnete soy
                                                  mi libertad y mis palabras.
                                                                             J.M.C.B.)


La noche no tiene paredes, J.M. Caballero Bonald, editorial Seix Barral



«El escritor más importante de España en la actualidad», Juan José Armas Marcelo, ABCD  las Artes y las Letras. 
 
«Una de las voces de mayor coherencia estética de la generación del medio siglo»,
                                                                                         Pere Ballart, Quimera. 

«Torrente indomable y cristalino, de aguas brillantes y salvajes... Caudal poético de una hondura y sinceridad creativa elogiables», Cambio 16.

 
«Una de las más altas voces líricas del último medio siglo español»,
                                         Luis María Ansón, El Cultural (El Mundo).

 
«Poeta riguroso, insurrecto y sibarita», Agustín Pérez Leal, Turia.

 
«Una labor de coherencia insobornable, fiel a la religión de la incertidumbre, propenso al feliz desconcierto que habita detrás de las palabras y las ensancha, por donde respira la poesía mayúscula», Antonio Lucas, El Mundo.
 
«El secreto de la calidad de Caballero Bonald está ahí: en que su reciedumbre moral de poeta exigente la ha llevado a cada página de las que escribe»,
                                                                            José María Pozuelo Yvancos, ABC

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal