Blogger Template by Blogcrowds

Un joven escritor argentino regresa a su país de origen para despedirse de su padre enfermo y se adentra involuntariamente en la historia de su familia a la vez que en la suya propia. Al hacerlo, procura comprender quién fue su padre y en qué creyó durante los años que precedieron a su nacimiento, un período de convulsión política en Argentina lleno de atrocidades y clandestinidad. También descubre que su padre buscaba antes de morir a un hombre desaparecido en extrañas circunstancias y se pregunta si en su historia y en la de su padre no hay una simetría. Desde el primer momento se intuye la gravedad del asunto, que apunta al sustrato podrido de una pequeña comunidad en la Pampa argentina, pero también una segunda simetría: el desaparecido era el hermano de una joven amiga de su padre secuestrada y asesinada por las fuerzas represivas del Estado argentino en 1977, y la búsqueda del joven escritor argentino que narra esta historia se convierte en la de un padre pero también en la de una respuesta, por dolorosa que ésta sea.
El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia aborda un tema político, familiar y doloroso; la responsabilidad de los padres y abuelos en los hechos trágicos de la historia reciente, no sólo argentina, si no, de cualquier lucha en la que la gente ha muerto por defender una idea.
Con esta novela, Pron ha dado un salto a la escena literaria internacional. Representado por la agencia americana Willian Morris, la novela ha vendido derechos a los países más importantes y las editoriales de más prestigio literario, como KnopfFlammarion (Francia), Faber&Faber (Inglaterra), Klim (Dinamarca), Rowohlt (EE.UU.), (Alemania), Muelenhoff (Holanda), Guanda (Italia) o Pax (Noruega).


Se ha dicho que en literatura lo bello es verdadero pero lo verdadero en literatura es sólo lo verosímil, y entre lo verosímil y lo verdadero hay una distancia enorme. Esto por no hablar de lo bello, que es algo de lo que nunca se debería hablar: lo bello debería ser la reserva natural de la literatura, el sitio donde lo bello prospera sin que la mano de la literatura lo toque jamás, y debería servir de recreo y consuelo a los escritores, puesto que la literatura y lo bello son cosas completamente diferentes o tal vez la misma, como dos guantes para la mano derecha.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia, Patricio Pron, editorial Mondadori

ALGO AMABLE

  • La delicadeza', la novela de moda en Francia 

    • La novela contiene multitud de referencias a autores y obras clásicas

    • Ultima la película sobre la obra, con Audrey Tatou como protagonista

    • 'El libro habla de esos instantes especialmente propicios al milagro'

      La literatura luminosa, esa que habla de la búsqueda de la felicidad y de los pequeños milagros de lo cotidiano, tiene sello francés. Siguiendo el camino marcado por Anna Gavalda, que se ha hecho con una legión de lectores dentro y fuera de su país con sus relatos sobre relaciones de pareja, sentimientos y emociones; en la misma línea de Muriel Barbery y su 'Elegancia del erizo' o, ya en el terreno cinematográfico, de una película como 'Amelie', que conectó con espectadores de todo el mundo, llega a las librerías españolas, avalada por diez premios en su país y por el favor del público, 'La delicadeza', de David Foenkinos (París, 1974).
      Foenkinos. | © David Ignaszewski. (Imagen de Seix Barral)
      ¿Qué tiene esta novela amable, de estructura sencillísima, aderezada con toques de ternura y humor y que transita entre el drama y la comedia? "Ofrece lo que su título indica, delicadeza, en un mundo acelerado y brutal, donde nos creemos que los amigos aparecen con tan solo apretar el botón del ordenador. Ofrece un elogio de la lentitud, de la atención al otro", explica su autor.

EL MISTERIO DE LA ESCULTORA DE LIBROS

La primera obra que la misteriosa escultora dejó en la Scottish Poetry Library. Chris Scott / Flick


Este es uno de esos casos en los que se hace casi inevitable recurrir al cliché: la realidad supera a la ficción. Los escoceses viven desde hace meses intrigados con el misterio de la escultora de libros, que desperdiga sus delicadas creaciones sin dejar rastro. Y ha vuelto a actuar: tras dejar esculturas en los estantes de la Scottish Poetry Library o la National Library of Scotland, hace unos días sorprendió al escritor Ian Rankin con un regalo de cumpleaños inspirado en su célebre inspector Rebus. El misterio continúa en Escocia -y los escoceses prefieren no saber la identidad de la escultora, según una encuesta de Evening News- y esta vuelta al mundo también. ¿Las escalas? En Francia, que celebra el Festival de Cannes más literario y en Estados Unidos, cuyas mamás reivindican sin reparos el placer de leer la erótica y superventas Fifty Shades of Grey.
REINO UNIDO
El misterio de la escultora secreta comenzó en marzo de 2011: un lector anónimo dejó una delicada escultura de un árbol realizada con hojas de libros en los estantes de la Scottish Poetry Library. La escueta nota decía: "Esto es para vosotros, para apoyar a las bibliotecas, los libros, las palabras, las ideas...". Ni rastro de firma. La segunda apareció en la National Library of Scotland en junio: era un gramófono para el que la escultora había empleado las páginas de La música del adiós de Ian Rankin. La tercera fue descubierta en un cine: la obra reproducía precisamente eso, una sala de cine, en la que una especie de guerreros salían de la pantalla para sorpresa del público allí sentado. Y el misterio crecía: a uno de ellos le había pegado una pequeña foto del escritor Ian Rankin. Las autoridades escocesas le preguntaron si tenía algo que ver con el misterio. Él sólo acertó a encogerse de hombros. Y siguieron apareciendo esculturas: en el Scottish Storytelling Centre, en elEdinburgh International Book festival, en una librería, en la UNESCO Edinburgh City of Literature... Parecía que la historia había terminado hasta que hace unos días Rankin escribió en Twitter "¿Os acordáis de la misteriosa escultora? Me ha enviado 17 pinturas, una por cada libro de Rebus". (víaBook Patrol y The Scotsman)
(Leído en Papeles perdidos - El País)

POEMS ON THE UNDERGROUND (1)


AFGHANISTAN

Mi voice

I come from a distant land
with a foreign knapsack on my back
with a silenced song on my lipes

As I travelled down the river of my life
I saw my voice
(like Jonah)
swallowed by a whale

And my very life lived in my voice

Partaw Naderi
Kabul, December 1989

LA MÁQUINA DE ESCRIBIR



Subastan la máquina de escribir de Pessoa

(De Moleskine Literario)


José Paulo Cavalcanti Filho, un abogado y escritor brasileño, autor de una biografía sobre Pessoa, ha conseguido en reñida subasta comprar la máquina de escribir y el escritorio donde Fernando Pessoa (o sus heterónimos) escribieron extraordinarios poemas pero, sobre todo, un montón de papeleo burocrático para la Sociedad Portuguesa de Explosivos. El precio de la compra: 80.000 euros. El valor: incalculable.
El abogado y escritor brasileño José Paulo Cavalcanti Filho ha comprado en subasta la máquina de escribir y la mesa de escritorio que pertenecieron a Fernando Pessoa por 80.000 euros. Durante cuatro años, el escritor luso utilizó diariamente ambos objetos cuando trabajaba en la Sociedad Portuguesa de Explosivos, en Lisboa, que no formaron parte de su expolio.
Desde entonces han pasado 80 años pero tal y como se pudo comprar en la subasta de antigüedades organizada por World Legend, en Lisboa, todo lo que fue de Fernando Pessoa sigue despertando mucho interés entre los seguidores de su obra.
En esta ocasión se trataba de una mesa de escritorio en caoba, con cuatro cajones a cada uno de los lados, el interior forrado en piel verde y con diversos compartimentos. Su precio oscila entre los diez y veinte mil euros, salió a subasta por diez mil y se adjudicó por 58.000. En lo que se refiere a la máquina de escribir, de la marca norteamericana Royal, su precio está entre los tres y cinco mil euros, se subastó por tres mil y se vendió por 22.000.
Las piezas formaban parte de la familia del propietario de la empresa para la cual Fernando Pessoa trabajó y habrán ido pasando de generación a generación. Ambos objetos integraron la exposición de los 120 años del nacimiento de Fernando Pessoa, en el 2008, organizada por la empresa de abogados ABBC y por la editorial Assírio & Alvim.
La subasta fue anunciada hace una semana y a pesar de ser varias y muy diferentes las piezas licitadas, los objetos de Pessoa fueron los que más revuelo causaron en la sala y cerraron la puja superando las estimaciones de los organizadores. Fue una disputa reñida y el ganador, José Paulo Cavalcanti Filho, ni siquiera estaba en la sala y siguió la subasta por teléfono.
Autor de “Fernando Pessoa: casi una biografía”, el abogado y escritor brasileño ha asegurado públicamente hacer leído “diez o doce veces las 30.000 páginas de Pessoa”. Hace un año que lanzó la biografía de Pessoa, considerada la reconstrucción más completa de la vida del escritor portugués en la que se abordan las angustias, los amores, los heterónimos y la genialidad del mayor poeta de la lengua portuguesa.
Sus representantes no quisieron hablar de los intereses del comprador una vez acabada la subasta pero destacaron de él que se trata “de un pessoano”. Otro de los objetos más destacados de la subasta fue un diseño a lápiz sobre papel, “Emilia” de la pintora lusa Paula Rego que salió a la plaza por 2500 euros y fue adjudicada por 5400 euros

GRINGO VIEJO

(Fragmento de "Gringo viejo", de Carlos Fuentes)


"Ella se sienta sola y recuerda.
Vio una y otra vez los espectros de Arroyo y la mujer con cara de luna y el gringo viejo, cruzando frente a su ventana. No eran fantasmas. Sencillamente, habían movilizado sus propios pasados, con la esperanza de que ella haría lo mismo reuniéndose con ellos.
Pero a ella le tomó largo tiempo hacerlo.
Primero tuvo que dejar de odiar a Tomás Arroyo por enseñarle lo que pudo ser y luego prohibirle que jamás fuese lo que ella pudo ser."


“La muerte espera al más valiente, al más rico, al más bello. Pero  iguala al más cobarde, al más pobre, al más feo, no en el simple hecho de morir, ni siquiera en la conciencia de la muerte, sino en la ignorancia de la muerte. Sabemos que un día vendrá, pero nunca sabemos lo que es”.

CARICATURAS

Michael Chabon, Jonathan Franzen, Tom Wolfe y Gore Vidal aparecen en un episodio donde Moe, con ayuda de Lisa, se vuelve un escritor muy famoso.

STONER DE JOHN WILLIAMS UNA NOVELA PERFECTA

Decía Enrique Vila- Matas el 18 de octubre de 2011 en su columna “Café Perec” del diario El País: 

“La semana pasada, en plena Via Po de Turín, Colum McCann, plantado literalmente en medio de la calle, me habló de una novela que había regalado ya unas 100 veces. ¡Unas cien veces! La novela, dijo, era Stoner, de John Williams. Como, además de gran escritor, McCann siempre ha sido un lector que tiene un gusto ajeno al tedio de lo comúnmente aceptado en novela, me dije que en cuanto llegara a Barcelona trataría de buscar ese libro.

En el avión de vuelta, hojeando distraídamente una revista francesa, encontré con la lógica sorpresa una reseña de Bernard Quiriny sobre Stoner, de John Williams: la novela había sido escrita en 1965 e ignorada durante décadas, pero de pronto reavivada por la canonizante editorial de la New York Review of Books y publicada después en París en la editorial Le Dilettante. Leyendo aquella nota de Quiriny, creí recordar una reseña muy elogiosa de Rodrigo Fresán sobre el libro y pensé que ojalá no me equivocara porque esto significaría que el libro de Williams había sido traducido al castellano. Lo estaba, lo confirmé en Internet en cuanto llegué a casa. Stoner no había sido percibida por ninguna de las casas editoriales importantes de este país y con buena vista la había publicado la editorial tinerfeña Baile del Sol, con una excelente traducción de Antonio Díez Fernández. 

La novela cuenta la historia de William Stoner, hijo de unos campesinos de Misuri, nacido a finales del XIX y enviado con gran esfuerzo por sus padres a la universidad para que estudie en la Facultad de Agricultura, donde un día, un profesor que está iniciando a sus alumnos en las virtudes de la literatura, se dirige directamente a él en clase para decirle: "El señor Shakespeare le habla a través de 300 años, señor Stoner, ¿le escucha?". 

Stoner es un libro que nunca terminas porque cuando acabas con la última página sus letras corren por las venas del lector y sus líneas quedan incorporadas para siempre a nuestro tejido cognitivo. Es pura poesía. Para seguir con  Vila- Matas  en su libro  "Perder teorías" dice que hay cinco rasgos esenciales e irrenunciables para la novela futura que quisiera sentirse perteneciente al nuevo siglo:  

.-La "intertextualidad"
.- Las conexiones con la alta poesía
.- La escritura vista como un reloj que avanza
.- La victoria del estilo sobre la trama
.- La conciencia de un paisaje moral ruinoso 

Stoner los reúne todos y como se ha mencionado anteriormente fue escrita en 1965.

Es fascinante también que sea en el fondo un elogio tanto de la rectitud moral como de la cultura del esfuerzo y del amor por la vieja literatura, con el patetismo que encierra todo eso. Y porque, a fin de cuentas, en plena crisis mundial, sorprende leer una oda tan intensa a los viejos valores morales heredados de una infancia hundida en las raíces agrícolas del Misuri más profundo y miserable, el más conmovedor también, porque es el que dice mejor la verdad sobre la vida.


John Wiliams (1922-1994) nació y se crio en el noroeste de Texas. Después de desempeñar varios empleos en periódicos y estaciones de radio, Williams se enroló en el ejercito en 1942. Varios años después de la segunda guerra mundial fue a la Universidad de Denver, donde obtuvo la licenciatura en 1949. En 1950 fue a la Universidad de Misuri donde ejerció como  profesor y en 1954 obtuvo el doctorado.  

“Los ojos de Sloane regresaron a William Stoner y sijo secamente; “El señor Shakespeare le habla a través de trescientos años señor Stoner, ¿le escucha?”.
William Stoner se dio cuenta de que por unos instantes había estado conteniendo el aliento. Lo expulsó suavemente, siendo entonces consciente de la ropa moviéndose sobre el cuerpo mientras el aliento le salía de los pulmones. Desvió la vista de Sloane hacia otro punto de la sala. La luz penetraba por las ventanas y se posaba sobre los rostros de sus compañeros de manera que la iluminación parecía venir de dentro de ellos mismos para salir hacia la oscuridad; Un alumno pestañeó y una sombra delgada cayó sobre una mejilla cuya parte inferior había recogido la luz del sol. (…) Pensó que podía sentir la sangre fluir invisible a través de sus diminutas venas y arterias, pulsando delicada y precariamente desde las yemas de los dedos a través de sus cuerpo”



STONER de John Williams, traducción de Antonio Díez Fernández. Editorial Baile del Sol

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal