Blogger Template by Blogcrowds

EL ANTROPÓLOGO INOCENTE




BARLEY, NIGEL



El antropólogo inocente: notas desde una choza de barro


240 pág. Editorial Anagrama, ISBN: 8433925180


En el año 1978 Nigel Barley, doctor en antropología, fue al Camerún para llevar a cabo su primera experiencia de trabajo de campo antropológico. Y estuvo a punto de ser la última. Pero sobrevivió y escribió esta divertida crónica de su estancia con la tribu de los dowayos, con la cual convivió durante dos años. Instalado en una cabaña de barro para estudiar las costumbres y las creencias de esta sociedad, Barley sabía cómo se tenía que hacer el trabajo de campo, pero descubrió que la teoría no tenía en cuenta la naturaleza elusiva de la sociedad de los dowayos, que se negaban a adaptarse a las normas. En este relato sincero, divertido y compulsivo de su primer año de estancia en África, el doctor Barley -que sobrevivió al aburrimiento, al desastre, a la enfermedad y a la hostilidad- hace una introducción decididamente irreverente a la vida de un antropólogo social con un gran ingenio y destreza. Se trata, en fin, de un libro muy entretenido y lleno de situaciones hilarantes.

STRINGFEVER Y SU HISTORIA DE LA MÚSICA



Los británicos Stringfever se definen como el primer cuarteto de cuerdas modificado genéticamente, y bien que lo son, recojo este vídeo de 5' en el que realizan un enlace de temas musicales de todos los tiempos de una forma genial, también me ha gustado mucho su "Bolero de Ravel" con un solo cello.

(http://recogedor.blogspot.com)

CONSEJOS DE RAY BRADBURY

 ... para escribir novelas y gozar

 


Leamos la frase. Es de Ray Bradbury (Illinois, Estados Unidos, 1920), autor de Crónicas Marcianas. Dice así: “Si uno escribe sin garra, sin entusiasmos, sin amor, sin divertirse, únicamente es escritor a medias”.


Con esta sentencia, Bradbury entierra la imagen romántica del escritor triste, bohemio y que sufre mientras pare su novela, relato o poema. El creador de Fahrenheit 451 así lo narra en su ensayo Zen en el Arte de Escribir, libro en el que aconseja no estar tan ocupado “en el mercado comercial” o en las tendencias “de vanguardia” y sí inmerso en nuestra experiencia vital, recuerdos o anécdotas cotidianas.

DE VIAJES Y HOTELES-2

El artista y sus cuadernos de viaje
-Fernando Bellver-






DE VIAJES Y HOTELES-1



Hotel Freeman
-Élmer Mendoza-

Habitación 706. Me gusta porque puedo ver la ciudad, el mar, los ovnis y a los pescadores de bahía en sus lanchas torpederas. A lo lejos, los barcos camaroneros se mueven lentamente. Dos veces al día avisto el ferry lleno de gringos camino a la península de Baja California o de regreso. Van y vienen, les gusta, mientras nosotros usamos la ventana, el balcón o vamos a pescar picudos. Traigo bronca con los peces vela. El año pasado, uno de dos punto sesenta y tres metros casi me mata. Me lanzó una estocada artera que por poco me cercena un huevo. Le apliqué la picana y lo cacheteé; luego le dejé claro que si no se comportaba atraparía a sus padres y los haría ceviche. Se orinó de angustia.
El hotel Freeman es para imaginar. Está en Mazatlán, Sinaloa, México, en el paseo Klausen. No es verdad que lo hayan comprado los narcos; lo que sí es que el 27 de junio de 1963 llegó Jack Kerouac vestido de vaquero. Camisa a cuadros, botas picudas, máquina de escribir. Ocupó la habitación 706 y la vio normal: cama, baño, toallas, clóset, balcón, ventanas y una ciudad, una playa y una cuadrilla de ovnis entrando y saliendo del mar al atardecer. En un tugurio cercano, unos músicos desafinados tocaban Do you want to know a secret?, de Los Beatles, la primera rolita que cantó George Harrison en el cuarteto. Fue al bar, que está en el piso once, al aire libre, al lado de la alberca, se tomó tres cervezas, llevó dos a la habitación y se quedó dormido. Despertó a medianoche. Bebió media cerveza, fumó un churro y bajó. ¿Dónde consigo un bistec con papas?, preguntó al hombre que atendía la administración. Tome el malecón, primera calle a la derecha, tres cuadras hasta el café Altazor, la mejor carne del puerto.

QUE ES AGOSTO

SOÑADOR Y TRAIDOR


imagen descriptiva

El poeta noruego Knut Hamsun (1859-1952) ha pasado a formar parte de la literatura universal con libros como Hambre [Sult], Misterios [Mysterier], Pan [Pan], Victoria [Victoria] y La bendición de la tierra [Markens grode], por la que recibió el premio Nobel. Un niño pobre de una zona periférica de Europa, con tan solo 252 días de escolarización, logró influir en varias generaciones de escritores. “Es el Dickens de mi generación”, comentó exultante Henry Miller. “Nunca nadie ha merecido tanto el premio Nobel”, afirmó Thomas Mann. Por su parte, Herman Hesse denominó a Hamsun “Mi escritor favorito”. Isaac Bashevis Singer dijo de él: “Con su subjetivismo, su impresionismo y la utilización de la retrospectiva, además de su lírica, Hamsun es, sin duda alguna, el padre de la literatura moderna universal”.

(Articulo completo)

Era el tiempo en que yo vagaba, con el estómago vacío, por Cristianía, esa ciudad singular que nadie puede abandonar sin llevarse impresa su huella...



Estoy acostado en mi buhardilla, no duermo; oigo sonar las seis en un reloj vecino. Hay mucha claridad y la gente comienza a moverse por la escalera. La pared de mi habitación, correspondiente a la puerta, está empapelada con números viejos del Morgenbladet. Puedo ver en ellos distintamente un «aviso» del di¬rector de Faros, y un poco a la izquierda, grande y ancho, un anuncio de pan fresco, de Fabian Olsen, panadero.


Abrí por completo los ojos y, siguiendo una invete¬rada costumbre, me di a pensar si tenía algún motivo de alegría. Ante los apuros de los últimos tiempos, todos mis efectos habían tomado, uno tras otro, el camino de la casa de empeños. Abatido y nervioso, dos o tres veces tuve que guardar cama durante todo el día, a causa de los vahídos que me daban. De vez en vez, cuando la suerte me sonreía, llegaba a cobrar hasta cinco coronas por un artículo en algún perió-dico...


Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal